HISTORIA DEL SANTUARIO

El origen de la devoción de Tarragona por la Virgen de Loreto se remonta al siglo XVI, cuando, habiendo enfermado gravemente en Italia el canónigo Pere Mir, prometió, si recobraba la salud, adquirir una imagen de aquella advocación mariana y levantar una capilla en nuestra ciudad. El lugar donde se alzó dicha construcción en 1542 es el mismo donde actualmente se ubica el Santuario, en un paraje donde ya en el siglo XIV se alzaban las celdas de los ermitaños. El amor de los tarraconenses por la santa imagen se manifestaba mediante numerosos peregrinajes. El año 1740 la ermita pasó a ser propiedad de la Mitra. Aquella construcción fue destruida durante la guerra civil de 1823. Hubo diversos intentos de restauración, los cuales no culminaron hasta 1957 con la construcción del actual Santuario.