Imprimir

Solidaridad en favor de los Cristianos perseguidos en IRAQ

Estimados hermanos,

estamos acompañando, con dolor y sufrimiento, juntos con el Superior de la Provincia Italia Centro Norte, el P. Gaetano Lo Russo, la grave situación de los cristianos en Iraq, de las otras menorías religiosas y étnicas y de nuestros religiosos allí presentes. En los últimos días asistimos a una verdadera tragedia humanitaria, social y política, que se convierte prácticamente en un “genocidio” religioso.

 Estamos sufriendo, en particular, porque también nuestros tres religiosos rogacionistas: el P. Jalal Yako, el P. Zuhir Nasser y el Hermano Basim Al-Wakil viven en primera persona esta realidad dolorosa en medio de su gente y sus familiares, escapados de Qaraqosh y Bartelah, donde estaban presentes, y ahora están refugiados en Erbil, en el Kurdistán, juntamente con otros millares de personas. En este momento, en aquella ciudad, además de protegerse, intentan, con las otras organizaciones y autoridades civiles y religiosas, ayudar a su pueblo y a sus familias. Por lo que se refiere a los otros dos Religiosos iraquíes, el P. Manhal Abboush y el Hermano Firas Kidher, también sus familias pertenecen a esta multitud que huye. Recuerdo además que sufren esta misma situación las Hermanas Dominicas Iraquíes (presentes en la Curia General), que perdieron sus Casas y obras, y que también hacen parte de los refugiados.

 El Papa Francisco (Ángelus del 10/08) dirigió una apelación vehemente para todos nosotros, y sus palabras expresan bien lo que está pasando:

“Queridos hermanos y hermanas, nos dejan incrédulos y atónitos las noticias llegadas de Iraq: miles de personas, entre ellas tantos cristianos, expulsados de sus casas de manera brutal; niños muertos por la sed y el hambre durante el éxodo; mujeres secuestradas; personas masacradas; violencias de todo tipo; destrucción por doquier; destrucción de casas, patrimonios religiosos, históricos y culturales. Todo esto ofende gravemente a Dios y ofende gravemente a toda la humanidad. ¡No se lleva el odio en nombre de Dios! ¡No se hace la guerra en nombre de Dios! Nosotros todos, pensando en esta situación, en esta gente, hacemos silencio y ahora rezamos.

Agradezco a los que, con valor, están socorriendo a estos hermanos y hermanas, y confío que una eficaz solución política a nivel internacional y local pueda parar estos crímenes y restablecer el derecho”.

 Estimados, todos nosotros queremos hacer parte de los que “están socorriendo”. Antes de todo, a través de la oración, para que el Señor conceda, a nosotros y a ellos, el don de la paz y se consiga, con la ayuda internacional, encontrar el camino para parar la guerra y llegar a una solución política de la situación. Queremos además estar cerca de nuestros hermanos, de sus familias y de su pueblo, y delante de la tragedia humanitaria que se está perpetuando, os pedimos un gesto de solidaridad concreta a través de una ayuda económica, aunque sea sencilla, empezando por nuestras Casas, obras socio-educativas, parroquias, grupos y asociaciones, y de las personas de buena voluntad que quieran ayudar.

 Os pedimos, en este sentido, de promover esta campaña de solidaridad, y de transmitir vuestra   ayuda económica, según las posibilidades, cuanto antes, a   la sede   de   vuestra Circunscripción.

 Los Superiores respectivos harán luego llegar la suma recogida a esta Curia, que proveerá en destinarla, a través de la Provincia Italia Centro Norte, a nuestros religiosos y a las organizaciones locales comprometidas en la ayuda humanitaria.

 Os agradezco de corazón,

 (P. Angelo A. Mezzari R.C.J.) Sup. Gen.

Santuario de Loreto

Monnars

Santa Tecla llevant