Imprimir

Revista nº52

Ja es pot descarregar la revista de Loreto num. 52 d'Octubre de 2012. Feu click damunt la imatge.

 

Imprimir

L'esperit del"Rogate"

St. Anibal M. Di Francia, l'esperit del"Rogate"

Per Didac Bertran

A tall de presentació

Veritablement estem vivint uns temps excepcionals. Uns temps en que l'home es llença, enfebrat, rere nous vedells d'or. Uns temps en els quals en són sistemàticament silenciades als mitjans de comunicació social les invitacions del Papa a l'oració i a treballar per la pau, contra la violència i en defensa dels oprimits. Uns temps on els drets dels més febles són trepitjats una i altra vegada en nom de vells ídols de nom modern. Uns temps on revifa, amb tota la seva força, la senzilla i carismàtica figura del P. Aníbal Maria Di Francia, un personatge que féu de l'oració i el servei als més pobres i marginats la raó de la seva vida.

Quan el dia 7 d'octubre de l'any 1990 el papa Joan Pau hi va beatificar el fundador dels Pares Rogacionistes i de les Filles del Diví Zel, no va fer més que proclamar a tot el món les virtuts heroiques d'un ésser exemplar. Possiblement l'expressió "virtuts heroiques" desvetlli en més d'un de nosaltres sentiments contraposats, sobretot en un període en que es critica durament la "mania" del Sant Pare de "fer sants", oblidant que el seu objectiu no és pas el d'omplir fornícules buides amb imatges més o menys artístiques, sinó presentar a la humanitat dels nostres dies propostes de vida encoratjadores i estimulants, que serveixin de nord i guia per a les persones que estem navegant per aquest mar tempestuós que constitueix el desenvolupament històric en el llindar del tercer mil lenni. Així, doncs, quan el Papa ens parla de "virtuts heroiques" no ho fa pas com una cosa inabastable per al comú dels mortals, sinó com un exemple a seguir segons les nostres forces i talents.

És probable que, cronològicament parlant, el canonge sicilià ens pugui semblar una figura un xic llunyana, com una mena de peça de museu. Això no obstant, aquesta seria una falsa percepció, perquè el P. Aníbal viu i treballa entre nosaltres. Com escrivia el P. Giuseppe Magodi: "No ha mort, perquè és immortal allò que es construeix amb amor".


Un boig per amor

El Beat Aníbal Maria Di Francia nasqué a Messina (Sicília) el 5 de juliol de 1851 i allí hi va morir l'1 de juny de 1927, després d'una vida esmerçada al servei del proïsme desvalgut i de demanar al Senyor enviés bons obrers a les seves messes.

Aníbal era fill d'una nobilíssima i benestant família messinesa i va heretar el títol de marqués de Santa Caterina dello Jonio. La seva infantesa no fou fàcil. La mort del seu pare, quan ell encara era molt petit, va fer que la seva mare hagués d'attendre l'administració del patrimoni familiar i Aníbal fou confiat a una vella tia, la qual li amargà l'existència amb les seves obsessiions i manies. El seu pas a l'internat dels Pares Cistercencs per a iniciar els seus estudis fou com un alliberament que es va acabar quan les propietats de l'orde foren incautades com a conseqüència de la convulsa situació política d'aquells anys en que Itàlia caminava vers la seva unitat.  La seva vocació religiosa el va dur pels viaranys del sacerdoci. El futur P. Aníbal va iniciar els seus estudis eclesiàstics l'any 1869 al seminari de la seva ciutat  del pas pel qual sempre en va guardar un bon record  i a l'any següent va obtenir el títol de mestre. Fou ordenat prevere el 16 de març de 1878. Quatre anys més tard fou designat canonge estatutari de l'Església catedral metropolitana de Messina.

Abans, però  quan era diaca , tindria un encontre que canviaria la seva vida. Un cec  possiblement fingit  li demana almoina. En altres ocasions, la cosa s'acabava deixant caure una moneda a la mà del captaire. Això no obstant, en aquella ocasió, el jove Aníbal percep alguna cosa i comença a parlar amb aquell home, també jove, anomenat Francesco Zancone, brut i esparracat. Poc s'imaginava que aquella conversa seria el seu camí de Damasc i el principi d'una obra que encara subsisteix.

 On vius?
 A Avignone.
 On cau això?
 Allà, per la Zaera.
 Saps les coses de Déu?
 Com he de saber les si ningú me les ensenya?
 Molt bé. Vindré a veure't.

Els barris marginals són uns perfectes desconeguts per als habitants de les pròpies ciutats que envolten. I Avignone no era una excepció per al futur P. Aníbal. Quan, complint la promesa feta a Zancone, anà a visitar lo a Avignone li va caure l'ànima als peus: Allò era molt pitjor del que s'havia imaginat! Aquella gent vivia en condicions infrahumanes i ell ni tans sols hauria hostatjat un gos en aquells cataus que algú qualificava de "cases".

Per al jove marquès i diaca, acostumat a moure's en ambients distingits, a anar ben vestit, Avignone fou una revelació: la fam i la desesperació tenien allí el seu reialme. I es va entristir per l'esdevenidor que esperava a aquelles criatures que corrien entre els munts d'escombraries. Sense educació de cap mena, amb exemples constants de conductes detestables, no tenien cap altra sortida  si sobrevivien a les malalties i a la desnutrició  que la delinqüència o la prostitució. Aníbal es va compadir de tota aquella pobrisalla, futura carn de forca o de burdell. Aleshores va entendre perquè dir li a un "Ets d'Avignone!" era tant com dir li "malfactor" i va decidir que, amb l'ajut de Déu, hi tenia quelcom a fer allí.

Hauria estat molt fàcil fer se enrere. Un altre hauria fugit corrent. Però Aníbal estava fet de la fusta dels grans reformadors i no s'ho pensà dues vegades: allí era on Déu volia que desenvolupés la seva missió. No sabia pas quina, però la crida era clara i no es va espantar quan els caps d'aquella patuleia de lladres, prostitutes i falsos captaires li digueren que per a entendre's amb aquella gentola calia un parell de caputxins amb la barba així de llarga i no pas un diaca barbamec. Fos com fos, si Déu volia que aquell esdevingués el terreny de la seva tasca pastoral ja li tiraria una mà, perquè el Senyor no demana impossibles. Això no obstant, quan va entrar en contacte amb la trista i esgarrifosa realitat del barri d'Avignone, tenia clar que engegaria a dida un magnífic esdevenidor per a dedicar se en cos i ànima a redimir aquell "bocí de terra maleïda", poblat per "bèsties d'aparença humana".

El P. Anibal Maria Di Francia fou un d'aquests "bojos per amor", segons l'estil d'un sant Joan de Déu o d'un sant Joan Bosco, capaços de renunciar a tot per tal de seguir la crida de Déu. El que fos designat canonge quan només tenia trenta un anys semblava augurar una brillant carrera eclesiàstica, fins el punt que un dels seus parents pensava ja en comprar li la creu pectoral per a quan l'ordenessin bisbe i algú ja el veia cardenal. Però la seva dedicació a Avignone ho capgirà tot i és que quan Aníbal es comprometia en alguna cosa, ho feia a fons.

La seva tasca entre aquelles desferres humanes li valgueren les crítiques  sovint despietades  de la bona societat de Messina, la qual considerava que s'havia tornat boig, i fins i tot la dels seus companys preveres. La seva familia s’esglaiava de veure’l tornar cada dia menjat de polls i puces d’aquell indret.

Però el P. Aníbal era persistent, tenaç fins a l'exageració, i no es va deixar endur per consideracions mundanes. No va parar fins a fer Avignone habitable en tots els aspectes.

Quan els canonges de Messina reberen el privilegi de portar una faixa vermella i unes borles del mateix color al capell, va voler renunciar a la seva dignitat capitular. No podia anar vestit d'aquella menera en un lloc on el que calia era arremangar se. Va demanar a Monsenyor Guarino, arquebisbe de Messina, l'alliberès de les seves responsabilitats com a canonge per a poder dedicar se amb més intensitat a la seva labor en favor dels marginats, però el prelat no ho va acceptar i, a més, li va encomanar noves tasques.

Aníbal Maria Di Francia esdevingué un autèntic apòstol de la Caritat, un avançat de la promoció social, conscient de que no és pas possible predicar la Bona Nova a qui eixorda el soroll dels budells buits. La seva tasca en favor dels desvalguts va consistir en crear asils d'orfes, tallers, etc., on els infants abandonats rebessin una educació adequada i els pobres aprenguessin a guanyar se la vida honradament. Per al P. Aníbal "caritat" no era un sinònim d'almoina, sinó de posar als necessitats en condicions de viure sense que els calgués implorar la.

Després de molts d'anys de treball esgotador i de molta paciència acarant la incomprensió de tothom  fins i tot la d'aquells que rebien el seu generós ajut , el P. Aníbal va fer el"miracle" de convertir l'antic "bocí de terra maleïda" en un lloc on l'oració i el treball havien ocupat l'espai on temps enrere campàven la blasfèmia, la vagància i la és sòrdida delinqüència. Però no en va tenir prou amb això: li calgué reproduir la seva obra a moltíssims punts d'Itàlia, allí on hi havia algú necessitat de socors material i espiritual.

Un peoner

El P. Aníbal es va convertir en un especialista en treure temps al temps i també en saber esperar sense deixar d'actuar. Com a bon jugador d'escacs que era, sabia quin era el moviment precís que calia fer en cada ocasió. I així sorgiren orfanats, escoles, tallers de fusteria, de sabateria, impremtes... i sorgiren també la congregació de les Filles del Diví Zel i la dels Pares Rogacionistes.

Ni els terratrèmols  com el que va assolar Messina i va destruir bona part de la seva obra l'any 1908  l'aturaren. Tampoc el va aturar el sectarisme religiós de l'Ajuntament de Messina, ni tampoc foren obstacle insalvable les calúmnies que sempre cauen sobre els qui fan tasques que els altres ni tan sols gosen intentar.

El P. Aníbal fou un peoner del que avui anomenem Formació Professional. Entenia que aquesta era fonamental per a crear bones expectatives de futur a les persones que acollia.

Per altra banda, en aquesta era anomenada "de la comunicació" (més aviat s'hauria de dir "de la intoxicació informativa"), resulta curiós comprovar que el P. Aníbal fou un peoner de l'ús dels mitjans de comunicació social. La seva revista Dio e il Prossimo, per exemple, arribà a assolir una difussió de 800.000 exemplars mensuals, sense necessitat de recòrrer a temes morbosos ni entrar en agres pol_lèmiques, només amb la força dels seus escrits, generats per un cor net i generós, la qual cosa ens du a fer nos la següent pregunta, vist el lamentable panorama mediàtic actual: Qui ha dit que la veritat i l'altura de pensament no venen?  Fent un incís, cal dir que aquelles publicacions s'imprimien a la pròpia impremta d'Avignone, com un treball més dels que li permetien obtenir ingressos pera mantenir les seves obres.

I ja que em parlat de mitjans de comunicació, no estarà de més recordar que fou un bon periodista i un brillant articulista, habilitats que li permeteren defensar el Papa o els seus arquebisbes dels atacs sectarisde la premsa de l'època. Cal recordar també que fou director del periòdic La Parola Catòlica. A més, fou un notable poeta  recordem els seus Inni del Primo Luglio  que va posar la seva ploma i la seva inspiració al servei de l'edificació dels fidels.

El "Rogate"

I mentre s'entestava en treure del llot a les persones que vivien miserablement, l'animós canonge encara tenia forces per a posar en marxa una de les seves més clares percepcions: la pregària per les vocacions. En aquesta tasca  com ho feia sempre  s'hi va abocar de ple. El seu objectiu era comprometre tothom (clergues i laics) en el propòsit de demanar a Déu suscités nombroses vocacions sacerdotals. El P. Aníbal n'era plenament conscient que s'atansaven temps en els quals els seminaris romandrien buits davant el poc atractiu social del presbiterat entès com una "professió".

Per Aníbal Maria Di Francia el sacerdoci era un compromís de fe, un servei a Déu i al proïsme amb una única preferència: els pobres, els indefensos i els marginats. Amb aquest objectiu, a les regles de les seves congregacions hi va afegir un quart vot als tradicionals de pobresa, obediència i castedat: l'oració per les vocacions, l'anomenat popularment "rogate", expressió que deriva del manament de Crist: "Pregueu ("rogate", en llatí) a l'amo del camp enviï obrers a le seves messes" (Mt 9,38 i Lc 20,2). Però no podem oblidar que el "rogate" és molt més que això: és tota una forma d'entendre la vida, apta per a ser seguida per tothom.

Un dels seus biògrafs deia que la vida del P. Aníbal fou tota oració. Ara bé, no podem oblidar que s'ha arribat a escriure que "per a un gran nombre dels nostres conciutadans Déu ha mort i, per tant, l'oració ha esdevingut cosa morta". Aleshores, cal preguntar se com pot entendre's avui l'esperit del "Rogate", el qual gira al voltant, precisament, de l'oració.

Hi ha un llibre holandès titulat "Encara té sentit l'oració?", l'autor del qual el resumeix amb aquestes paraules: "Pregueu i descobrireu que la pregària té sentit. No hi ha cap altre camí per a descobrir això si no és la mateixa oració". Cal reconèixer que la resposta pot resultar una mica desorientadora, però es que actualment no es plantegen qüestions perifèriques sobre la pregària: es qüestiona el sentit mateix de l'oració.

Per altra banda, com diu el gran teòleg Robinson, a l'adreçar nos a Déu mitjançant la pregària ens arrisquem a posar el "tu" que no podem veure en lloc dels "tus" que ens estan collant i reclamant. En aquest cas, l'oració podria ser una fugida de la pròpia responsabilitat. L'oració, segons el pensament del P. Aníbal, cal entendre la sempre dins les relacions que hi ha entre Déu i nosaltres. D'acord amb el seu esperit, la prova i la garantia d'una genuïna orientació envers Déu està en la forma que acarem la nostra vida de cada dia, en la forma autèntica i honrada en que ens lliurem a les nostres tasques.

Hi ha una cita eloqüent de Schillenbeeck: "Per definició, la fe en Déu, per tal que tingui sentit des del punt de vista de l'home, únicament serà possible si la nostra realitat humana conté una referència real a Déu i aquesta referència és viscuda". Segons el P. Aníbal, en la mesura en que ens mostrem sensibles a aquesta presència de Déu en el cor de l'experiència humana, estarem en condicions de fer pregària; fins  i tot si penséssim que és més important la intensitat del nostre lliurament personal. Això ens dóna una experiència de nosaltres mateixos en profunditat; és quelcom que ens meravella o ens fa pensar en el do immerescut.

Naturalitat

El P. Aníbal fou un apòstol d'allò que es diu de que "no n'hi ha prou de pregar, sinó que cal treballar". Tanmateix, seria un radicalisme extremista dir que pregar amb les pròpies mans és l'única forma d'oració justificable avui i que el culte de l'amor al proïsme és l'única litúrgia vàlida. Aquesta actitud amaga, amb freqüència, una incapacitat de pregar, o el fet de no fer mai oració. S'accepta amb massa lleugeresa que tota la vida és oració, com també s'accepta que l'oració és sinònim de "petició". La pregària de petició no té sentit si se situa dintre una relació causa efecte, és a dir, "et demano perquè em donis". En canvi, té molt sentit si se situa dintre les relacions personals entre Déu i l'home. Mitjançant aquesta mena d'oració  la que propugnava el P. Aníbal , ens adrecem personalment a Déu en relació als afers de la nostra pròpia vida religiosa i la dels altres; així com també per a les nostres necessitats temporals, o bé per al futur del món. Com ho fariem amb un amic!

I molt sovint la nostra relació amb Déu no és pas d'amistat, sinó més aviat mercantil. Pretenem fer lo servir per atendre els nostres interessos. Si cerquem això, no ens estranyem que Déu no ens faci cas, encara que encenguem un bosc de ciris o ens ofeguem amb bafarades d'encens. A ningú no li agrada que l'utilitzin. I això ho tenia molt present el P. Aníbal.

Una anècdota viscuda ens permetrà explicar l'experiència de caire religiós, l'entendre l'amistat amb Déu. Es un episodi colpidor que palesa la naturalitat (que no vol dir manca de respecte) que ha de presidir les nostres relacions amb Ell. Molt sovint les grans lliçons ens les doen el humils, el que res no tenen i poden deixar se estimar. Els infants, per exemple, com que no tenen res, estimen de debó. Els rics creuen que tot es pot comprar i no creuen en la gratuïtat de l'amor. Una vegada estava un conegut escriptor resant a la capella del Santíssim d'una església quan va entrar una persona. Pel seu aspecte era un paleta que venia de la seva feina. L'home, amb la seva granota, bruta de guix, es va agenollar uns moments fent, pel que semblanva, una breu oració. Després, es va asseure, va treure de la seva butxaca un paquet de cigarretes i en va encendre una. L'escriptor es va escandalitzar: "On s'és vist  va pensar  fumar aquí!". I el mateix pensament va tenir el rector d'aquella parròquia, el qual va anar  a renyar aquell home, tot dient li: "Què està fent vostè?". I el paleta, amb una corprenedora senzillesa, va contestar: "Perdoni, senyor rector, però Déu és el meu amic, oi?" "Sí, és clar!, va dir el prevere. "Doncs, jo m'he dit: Mira, aniré a fumar me una cigarreta amb el meu amic i, de passada, l'hi explicaré les meves coses". El sacerdot i l'autor quedaren bocabadts davant d'aquella resposta potser ingenua, però curulla de fe. Evidentment, no pretenem dir que ens n'anem de copes o a jugar a la botifarra al Santíssim, però creiem que hi ha tota una lliçó de profunda teologia en aquesta anècdota protagonitzada per una  persona a la qual potser tothom miraria amb una certa displicència.

L'esperit del P. Aníbal, el seu "rogate", comporta aquesta naturalitat, aquesta confiança. L'escriptor C.S. Lewis deia amb el seu peculiar sentit de l'humor: "La major part de les persones miren Déu de la nateixa manaera que un pilot d'aviació mira el seu paracaigudes: el té preparat i a punt per si el necessita, però confia en que no li farà falta". Però, ben mirat... I tant que el necessitem!

La Providència

El P. Aníbal creia molt en la Providència divina. Es pot ben dir que aquesta creença fou el motor de la seva activitat. Ara bé, la fe en la Providència no en té res de passiva. Implica una iniciativa personal. Creure en la Providència inclou, al mateix temps, un aspecte d'acceptació i un aspecte de compromís i d'iniciativa. És, en primer lloc, acceptar les situacions concretes de la vida, independents de la voluntat, i intentar redreçar les segons els designis de Déu. És clar que, per assolir això, s'ha de tenir el cor net i l'ànim ben disposat per afrontar el que sigui.

I pel que fa a les estructures del món?... En primer lloc, acceptar les; però, després, fer el possible per a netejar les o... fer el possible per tal que no s'embrutin. Aquest era el tarannà del nostrecanonge.

Ara bé, això no obstant, aquest camí hem de fer lo amb Ell. És allò que diu sant Pere a la seva primera carta: "Poseu a sobre d'Ell totes
les vostres recances, ja que té cura de vosaltres". El P. Aníbal ho experimentà en nombroses ocasions. Amb motiu del terratrèmol, de la I Guerra Mundial o de la conflictiva situació social dels anys 20 moltes vegades va semblar que havia arribat la darrera hora per a les institucions fundades per l'animós canonge, les quals acolien centenars d'infants i adolescents d'ambdós sexes. Però mai els va mancar el pa. El treball incansable del P. Aníbal i la seva devoció pel Sagrat Cor de Jesús, la Mare de Déu i sant Josep feren miracles.

Per altra banda, no li foren estalviades situacions doloroses al futur Beat. Quan, després de molt d'esforç va aconseguir que l'antic horrible barri d'Avignone esdevingués un paratge modèlic, algú es va encarregar d'escorcollar vells papers per atrobar hi defectes de forma i impugnar els títols de propietat del P. Anibal. Els antics propietaris d'aquell lloc infecte, als quals el canonge havia pagat sumes enormes, volien aprofitar se'n del seu sanejament i poder especular amb un lloc envejable. Després d'un llarg via crucis pels jutjats,l'afer va arribar alSuprem que va donar la raó al P. Aníbal. Curiosament, els antics propietaris  els marquesos d'Avignone , amb greus dificultats econòmiques, foren ajudats discretament però eficaç pel Di Francia. Fins i tot el seu adversari més aferrissat fou atés personalment pel P. Anibal a la seva darrera hora.

De totes les moltes proves que va haver de superar, la més dura fou quan la seva obra  tant les congregacions, com els orfanats, tallers, etc.  va estar a punt de ser suprimida l'any 1926 per l'autoritat eclesiàstica arran d'unes calumnioses acusacions que trobaren ressó en altes instàncies. La humilitat del Fundador, la seva inquebrantable fidelitat al'Església, el zel religiós que traspuava, la recta administració de tots els bens materials, i el seu indiscutible amor als pobres i desvalguts impressionaren al Visitador que venia amb instruccions de liquidar la tasca d'anys i anys d'esforç i dedicació. El Visitador s'adonà que tenia davant seu un sant i va recomanar que es continués i es recol`zés decididament la tasca començada a Avignone quaranta vuit anys abans.  

L'obra del P. Aníbal, avui

Actualment, l'obra impulsada pel P. Aníbal subsisteix sota la forma d'escoles, hospitals, centres de nutrició, etc., i es difon sense rebutjar posar els avenços de la moderna teconologia al servei dels qui pateixen: aquest és el cas de la seva presència a Internet o del "Telèfon de l'Amistat" i amb el qual els Pares Rogacionistes atenen munió de peticions d'ajut moral o material, tasca en la qual compten amb un nombrós grup de col_laboradors laics de les més variades professions.

En el món actual, l'obra del P. Aníbal és també plenament vigent. Milions de persones pateixen greus injustícies. El P. Aníbal ens recorda que fóra inútil intentar apropar nos a Déu, si féssim el sord al clamor d'aquella munió. Aquest clam fa nosa i els homes intentem ofegar lo. El neguem, el desfigurem, l'oblidem, l'expliquem. Però, malgrat totes aquestes defenses, continuen trucant a les nostres portes. L'actitud que prendrem davant aquests germans nostres  ens diu el beat Aníbal , és l'actitud amb la qual Déu ens mirarà quan intentem presentar nos davant seu. Insatisfets perquè no en sabem prou d'estimar, hem de procurar assumir el dolor dels homes perquè Déu mateix ens  obri les portes del seu reconeixement. Assumir lo de la manera que puguem i en el grau que puguem. Ningú no ens demanarà mai més d'allò que és al nostre abast, però tampoc ningú no s'acontentarà amb menys. I, d'una manera  o d'altra, tots podem assumir el dolor dels homes, com ho va fer el P. Aníbal..

Si assumim l'esperit del "Rogate", aquest serà un prendre consciència constantment de la realitat de Déu. Pensarem en Déu, parlarem de Déu. És impossible que tot plegat no esdevingui pregària. I pregària, segons el P. Aníbal Maria Di Francia, és la resposta de l'home quan té consciència viva, profunda i actual de la realitat de Déu en Déu mateix, en els altres (homes, coses i esdeveniments) i en si mateix.

Uns darrers mots sobre el "Rogate"

La veritat és que resulta molt difícil explicar, en poques paraules, l'esperit del "rogate" del P. Aníbal. És una mica la disposició de fer el que calgui segons el lloc i el temps on vivim. Fidels a aquesta idea, els seus filles i filles espirituals segueixen les seves propostes als indrets més diferenciats del món: Itàlia, Espanya, Estats Units, Argentina, Mèxic, Brasil, Urugguay, Rwanda, India, Filipines, etc. Aquest països saben de la seva tasca en favor dels marginats de tota mena: orfes, drogadictes, empresonats, etc. Els Rogacionistes i les Filles del Diví Zel desenvolupen una immensa labor de promoció, adequada a les necessitats i característiques de cada indret; sense oblidar, naturalment, una de les santes "obsessions" del seu fundador: resar perquè sorgeixin nombroses persones que escoltin la crida de Crist i la segueixin. Aquesta idea va moure al papa Pau VI a instaurar l'any 1964 la "Diada Mundial de pregària per les vocacions".

En certa manera, tots en som  o hauríen de ser ho  "rogacionistes". La pregària vocacional, segons el P. Aníbal, no s'ha d'entendre exclussivament en el sentit de pregar perquè hi hagi més sacerdots, tot i essent molt important aquest aspecte. També hem de pregar per la familia, el primer i millor seminari, la qual és objecte en els nostres dies de cosntants atacs  per part d'uns poders que tenen quelcom de dimoníac. En aquest sentit s'ha d'entendre també l'afany del bon canonge sicilià per implantar una veritable educació cristiana capaç de formar homes i dones de fe ferma i ben fonamentada i dotats d'un bon nivell cultural i capacitats professionalment. Pietat, cultura i treball van de la mà en el pensament del P. Aníbal. Sobre aquestes bases, la institució familiar és més sòlida i pot esdevenir bressol de vocacions.


                                                     Didac Bertran


CRONOLOGIA FONAMENTAL


5 de juliol de 1851.  Neix a Messina Anibal Maria Di Francioa, tercer dels quatre fills del Cavaliere Francesco Di Francia i de la Nobildonna Anna Toscano.

7 de juliol de 1851.  És batejat a l'església de Santa Maria della Provvidenza, a Messina.

23 d'octubre de 1852.  Queda orfe de pare.

1868.  Intueix la necessitat de pregar per les vocacions, intuició reforçada en descobrir aquest manament als evangelis de sant Mateu ide sant Lluc.

Novembre de 1869.  Publica el llibre de poesies Primi Versi.

8 de desembre de 1869.  Juntament amb elseu germà Francesc vesteix l'hàbit eclesiàstic a l'església de San Francesco all'Immacolata, de Messina.

16 de gener de 1870.  Fa la seva primera predicació a l'església de San Nicolò dei Cuochi, a Messina, sobre el tema "Maria Santíssima de la Providència".

26 d'agost de 1870.  Obté el títol de mestre.

Maig de 1876.  Introdueix a Messina la devoció per la Mare de Déu de Lourdes.

26 de maig de 1877.  És ordenat diaca a l'església de Montevergine per Mons. G. Guarino, arquebisbe de Messina.

3 de març de 1878.  Té lloc la trobada amb el captaire Francesco Zancone, la qual li canviarà la vida.

Març de 1878.  Comença la seva tasca de proomoció humana,social i cristiana al barri d'Avignone.

16 de març de 1878.  És ordenat prevere perMons.Guarinoa l'església "dello Spirito Santo", de Messina.

19 de març de 1881.  Per primer cop es celebra una eucaristia al barri d'Avignone. El P. Aníbal ho fa envoltat dels pobres residents emn aquellindret i a la capella que ha bastit, dedicada al Sagrat Cor de Jesús.

Desembre de 1881.  És nomenat director del periòdic La Parola Cattolica.

12 de gener de 1882.  Mons. Guarino el designa Canonge estatutari de la catedral de Messina.

8 de setembre de 1882.  Funda el primer orfanat femení.

4 de novembre de 1883.  Funda el primer orfanat masculí.

Novembre de 1884.  Instal•la la primera impremta, així com el primer taller de sastreria i de sabateria, per tal d'ensenyar un ofici als orfes.

Gener de 1885.  Imprimeix a la seva impremta la primera oració per a obtenir "bons obrers".

19 de març de 1887.  Ingressen al noviciat les quatre primeres noies, amb les qual s'iniocia la Congregació de les Filles del Diví Zel.

1 de juliol de 1887.  Institueix la festa del 1r de juliol a les seves congregacions, tot recordant el primer aniversari de la primera exposició del Santíssim entre els pobres del barri d'Avignone.

Octubre de 1887.  Institueix el Pa de Sant Antoni per als orfes del barri d'Avignoneamb motiu de l'epidèmia del còlera.

16 de maig de 1897.  Imposició de l'hàbit religiós als tres primers germans i inici de la Congregació dels Rogacionistes.

22 de novembre de 1897.  Institueix la Sacra Alleanza per a fomentar entre els bisbes, els preveres i els religiosos la pregària per les vocacions.

8 de desembre de 1900.  Institueix la Pia Unione della Rogazione Evangelica per a difondre entre els fidels la pregària per les vocacions.

14 de setembre de 1901.  Mons. Letterio D'Arrigo, arquebisbe de Messina, signa el decret que dóna el nom definitiu de Filles del Diví Zel del Cor de Jesús i de Rogacionistes del Cor de Jesús a les congregacions femenina i masculina, respectivament.

12 de gener de 1902.  Inaugura l'orfanat femení de Taormina (Messina).

20 d'abril de 1904.  El papa Píus X el rep en audiència i beneix lesseves obres.

26 de juny de 1908.  Inicia la publicació de la revista Dio e il Prossimo. Arribarà a assolir una difussió de 800.000 exemplars.

28 de desembre de 1908.  El terratrèmol deMessina causa tretze morts a l'institut femení "Spirito Santo".

4 d'abril de 1909.  Inaugura l'orfanat femení d'Òria (Brindisi).

28 de setembre de 1909.  Inaugura l'orfanat masculí d'Òria (Brindisi).

1 de juliol de 1910.  S'inaugura a Messina l'esglèsia regalada pelpapa Píus X. És la primera dedicada a l'oració per les vocacions que serà destruïda per un incendi l'any 1919.

4 de maig de 1921.  És rebut en audiència pel papa Benet XV, el qual s'inscriu com a soci de la Pia Unione della Rogazione Evangelica.

22 d'abril de 1923.  Professió perpetua del P. Aníbal, juntament amb alguns religiosos rogacionistes.

6 d'agost de 1926.  Mons. Angelo Paino, arquebisbe de Messina, aprova definitivament les dues congregacions fundades pel P. Anibal.

1 de juny de 1927.  A 2/4 de 7 del matí lliura la sevaànimaa Déu a la residència de Guardia (Messina).

4 de juny de 1927.  L'enterrament del P.Aníbal a Messina és una apoteosi popular. Per tot arreu sonen crits de "El sant, dorm".

21 d'abril de 1945.  Mons. Angelo Paino enceta elprocès informatiu diocesà, previ a la causa de beatificació i canonització del P.Aníbal.

18 de maig de 1974.  El papa Pau VI aprova els escrits del P.Anibal, examinats per una comissió de Censors Teòlegs.

20 de novembre de 1987.  El Tribunal eclesiàstic de Guaxupé (Brasil), presidit per Mons. José Alberto Lopes de Castro Pinto, tanca el procès sobre el pressumpte miracle atribuit a la intercessió del P.Anibal i declara miraculosa la guarició de la jove Gleida Ferreira Danese. La Comissió mèdica designada pel Vaticà ho confirma el 14 de juliol de 1990.

7 d'octubre de 1990.  El papa Joan Pau II proclama Beat al P.Anibal Maria Di Francia.

16 de maig de 2004,- El papa Joan Pau II proclama Sant al P. Anibal Maria
Di Francia, en el curs d'una cerimònia celebrada a la Plaça de Sant Pere,al Vaticà.


BIBLIOGRAFIA BÀSICA

ANÒNIM.  Il Servo di Dio Annibale Maria Di Francia. Roma, 1951.

ANÒNIM (Traducció al castellà de Pedro Abelló).  Padre  Aníbal Difrancia. Messina, 198O.

ANÒNIM.  Lettere del Padre. 2 vols. Pàdua, 1965.

ANÒNIM.  Cosí pregava il Padre. Roma, 1977.

ANÒNIM.  Antologia rogazionista dagli scritti del Padre Fondatore. Pàdua, 1961.

BERTRAN, DIDAC.  Cinco columnas en primera. En busca de Aníbal Mª Di Francia. Editrice Rogate. Roma, 1990.

BORZOMATI, PIETRO.  "Annibale M. Di Francia e la pietà meridionale", en Studium (pags. 319 336). Roma, 1984.

BORZOMATI, PIETRO.  "La "via meridionale" alla santità: Annibale Di Francia", en Jesus (pags. 44 46). Milà, 1989.

CENTRO DI SPIRITUALITÀ ROGATE.  Triduo di Riparazione a Gesú Sacramentato per gli ultimi tre giorni de Carnevale. Morlupo, 199O.

CONGREGATIO PRO CAUSIS SANCTORUM.  Hannibalis Mariae Di Francia (Positio super Virtutibus). Vols. I y II. Roma, 1988.

DI FRANCIA, ANIBAL.  Fede e Poesia. Òria, 1926.

DI FRANCIA, ANIBAL..  Gli Inni del Primo Luglio. Mesina, 194O. Reedición: Roma, 1987.

DRAGO, CARMELO.  Il Padre. Frammenti di vita quotidiana. Editrice Rogate. Roma, 1995.

PAPASOGLI, GIORGIO Y TADDEI, TELIO.  Annibale Maria Di Francia. Marietti. Torí, 1958.

PATRON, E.  Father Hannibal Mary Di Francia. The Servant of God. Manila, 1983.

PRONZATO, ALESSANDRO.  ... Non hanno più pane. Gribaudi. Torí, 1977.

PRONZATO, ALESSANDRO.  ...No tienen pan (traducció de Felicita Di Fidio i Didac Bertran). Ciudad Nueva. Madrid, 1993.

SANTORO, DDOMENICO SERAFINO.  Breve Profilo Storico della Congregazioni dei Rogazionisti. Roma, 1985.

SCELZO, ANGELO.  Padre Annibale M. DI Francia. Una vita copiata dal Vangelo. Editrice Rogate. Roma, 1990.

TUSINO, TEODORO.  Non disse mai no. Edizioni Paoline. Roma, 1966.

TUSINO, TEODORO.  L'ànima del Padre (Testimonianze). Roma, 1973.

VITALE, FRANCESCO.  Il canonico Annibale Maria Di Francia nella vita e nelle opere. Messina, 1939.

Imprimir

Carisma

El "Carisma" es don del Espiritu hecho a una persona para la edificación de la Iglesia,como también para la santificación personal. En la vida de un "fundador" eso se hace presente como un don particular y original que lleva a la unidad todos los aspectos de su vida: pensamiento, espiritualidad, actividades, ser y actuar; el carisma distingue su estilo de vida y su apostolado en la Iglesia, y hace posible que otras personas lo compartan en el tiempo.
¿Cual fue el carisma del Padre Aníbal? "La Inteligencia" y el "Celo" (=la comprensión y la actuasión ferviente) de las palabras de Jesús "¡la mies es mucha, los obreros son pocos! Rogad pues al dueño de la mies." (Cf. Mt 9,35-38; Lc 10,2).
Él comprendio y vivio esas palabras de Jesus como oración incesante al Dueño de la mies para obtener el don de los "buenos obreros" y como servicio al projimo más necesitados, especialmente niños y pobres de todo genero.
La originalidad del Padre Aníbal (su Carisma particular) consiste en una comprensión nueva de las palabras del Señor y en su capacidad de haber juntado la oración por las vocaciones y el testimonio de la caridad hacia los "ultimos".
En el lenguaje corriente de la familia espiritual del Padre Aníbal, su carisma se llama "Rogate" (=Rogad), expresion sintetica con la cual se indica los elementos dicho antes.

a. ESPIRITUALIDAD. El estilo de vida del Padre Aníbal y su apostolado estan estrechamente ligados y dependientes por el carisma del "Rogate": el compartir la "compasión" de Cristo para la muchedumbre cansada y abandonada, el espiritu de oración, el amor incondicional hacia las personas más necesitadas de ayuda material y espiritual. La espiritualidad del Padre Aníbal fue caracterizada por su centralidad en Cristo, expresado y vivido en el amor/contemplación del Crucifijo, de la Eucaristia, del Nombre y del Corazon de Jesus; no fue menor su amor hacia la Virgen Maria y los Santos por él considerados e invocados como modelos ejemplares de "Operarios del Evangelio".

b. MISION. Del Carisma viene también la misión que representa su actuación: El Padre Aníbal así interpretó y vivió su misión:
a) pedir sin cesar al Dueño de la mies por el don de las vocaciones (especialmente al ministerio presbiteral y a la vida consagrada);
b) Difundir en la Iglesia el espiritu de esa oración.
c) Servir como verdaderos "obreros del Evangelio" a los hermanos y hermanas más pobres, especialmente si son niños.

c. ACTIVIDADES. Son los medios concretos con los cuales se actua en la mision. El Padre Aníbal actuó sobre una ancha escala de obras apostolicas y, con su vida y su enseñanza, trazó lineas para el desarrollo actual: centros de espiritualidad vocacional y para la difusión de la oración por las vocaciones, escuelas de todos niveles y grados, Colegios, Institutos para personas con handicap, Casas-Hogares para menores de edad, para Madres solteras, Asilos para Ancianos, Centros sociales para acoger y curar pobres y emarginados, Centros nutricionales y de salud, Misiones, Parroquias y Santuarios.

Imprimir

Rogacionistas

“Jesús recorría todas las ciudades y pueblos, enseñando en sus sinagogas, predicando el evangelio del Reino y curando todo mal y enfermedad. Viendo la muchedumbre sintió compasión porque estaban cansados y sin fuerzas, como ovejas sin pastor. Entonces dijo a sus discípulos: “¡La mies es mucha, pero los obreros son pocos! Rogad, pues, al señor de la mies para que mande obreros a su mies” (Mt 9,35-38; cf. Lc 10,1-3).
Estas palabras del Evangelio constituyen la fuente y el corazón de la vida y de la misión de los Rogacionistas. Fundados por Santo Annibale Maria Di Francia el 16 de mayo de 1897, los Rogacionistas del Corazón de Jesús tienen como misión vivir y difundir la enseñanza de Jesús sobre la oración por las vocaciones poniéndose al servicio de los pequeños y de los pobres.

La Congregación de los Rogacionistas del Corazón de Jesús es un instituto religioso clerical de vida apostólica, de derecho pontificio. Sus miembros, sacerdotes y hermanos laicos, además de los votos de castidad, pobreza y obediencia, expresan su específica consagración a Dios en la Iglesia mediante la profesión de un cuarto voto religioso que les consagra a:
1.    rezar cotidianamente por todas las vocaciones en la Iglesia;
2.    difundir allá donde estén con los medios escritos, las iniciativas de oración y la vida, este espíritu de plegaria por las vocaciones;
3.    vivir ante todo como buenos obreros del Reino de Dios a través de la educación y la santificación de los jóvenes, especialmente los pobres y marginados, y en la evangelización, la promoción humana y servicio a los pobres.
 
Los Rogacionistas hoy están presentes en todo el mundo (Italia, España, Polonia, Albania, Brasil, Argentina, Paraguay, México, USA, Ruanda, Camerún, India, Filipinas, Indonesia, Corea del Sur, Vietnam, Papua Nueva Guinea).
Llevan a cabo su carisma específico a través de múltiples actividades apostólicas y la colaboración con la Iglesia local y las Conferencias Episcopales en el campo de la pastoral vocacional. Trabajan en los centros de espiritualidad vocacional y de difusión de la oración por las vocaciones, en las misiones, parroquias, oratorios, santuarios, escuelas de todo tipo y nivel educativo, colegios, institutos para sordos, casas-hogar para menores en dificultad, obras sociales para la acogida y cuidado de pobres y marginados, sobre todo niños y jóvenes, centros nutricionales y de salud.
 
La experiencia espiritual del fundador, Santo Annibale Maria Di Francia, y su especial misión, desde los orígenes, han sido compartidas por los laicos, a quienes él ha dirigido especial atención y cuidado. Hoy muchos laicos, hombre y mujeres, viven el espíritu del “Rogad” en la Iglesia, de forma privada y asociada.
Sacerdotes, religiosos, religiosas, laicos consagrados (Las “Misioneras Rogacionistas”) y laicos (LAVR, jóvenes ERA, Familia Rog, etc.) forman la Familia del “Rogad”, dedicada a vivir y difundir la oración por las vocaciones y el amor por el prójimo más necesitado.
“La unión de oración por las vocaciones” (UPV), querida por el mismo Padre Annibale, es la “casa común” de la Familia del “Rogad”. Ésta ha tenido su inicio el 8 de diciembre de 1900 en Messina con el fin que todos, en la Iglesia, recen y trabajen para obtener del Dueño de la mies apóstoles santos para las necesidades del mundo entero.

La UPV se dirige a todos los fieles católicos: laicos, consagrados y ministros ordenados. Están previstas dos formas de adhesión:

Adhesión personal
Comprometerse a vivir y difundir el espíritu de esta oración a nivel personal, en comunión espiritual con todos los adheridos.
Adhesión de grupo o comunitaria
Además de a nivel personal, comprometerse a participar activamente en la vida de un “Cenáculo de oración por las vocaciones”. El compromiso de adhesión pedido dura, normalmente, un año y es siempre renovable.

PADRES ROGACIONISTAS Santuario de Nuestra Señora de Loreto Parroquia de S. Cosme y S. Damián Tarragona, Catalonia, Spain
Imprimir

Las cuarenta declaraciones de San Anibal

LAS CUARENTA DECLARACIONES
(San Aníbal Maria Di Francia)


1.VOCACIÓN RELIGIOSA

    He entrado en esta comunidad sin ningún doble fin o interés personal sino por vocación, que he percibido en mi corazón, de dedicarme, con toda mi disponibilidad, al servicio de Dios, a mi santificación y al bien del prójimo, a través de la observancia de las reglas, de la disciplina, del ejercicio de las virtudes religiosas y del sagrado vínculo de la profesión religiosa.
    Todo esto con la ayuda de Dios y mi buena voluntad.

2.VOCACIÓN ROGACIONISTA

    Declaro haberme sentido atraído particularmente por este Instituto, y haberlo escogido no sólo porque está consagrado a las más hermosas obras de caridad espiritual y material, es decir: la salvación de los niños huérfanos y abandonados y la promoción humana y cristiana de los pobres y marginados; ni tampoco por alguna razón personal; sino, sobre todo, porque este Instituto quizá único en la Iglesia, se ha consagrado a la sublime misión indicada en estas palabras de Jesús: “Rogad al dueño de la mies para que envíe obreros a su mies” (Mt. 9.38), y se ha comprometido, con un voto, a obedecer este mandato del Corazón  de Jesús que es la oración diaria para obtener buenos obreros para la Santa Iglesia, y la incansable y activa difusión de esa oración en todo el mundo, bajo el nombre de Rogación Evangélica del Corazón de Jesús.
    Reconozco, pues, que la fiel obediencia a este mandamiento divino y su propagación universal pueden producir inmensos beneficios a la Iglesia y al mundo; y esto puede servir para que la mirada misericordiosa de Dios se incline hacia este Instituto, y ayude a cada uno de sus miembros, ancianos y jóvenes, a corresponder a tan gran vocación que han recibido.
    Por lo tanto, reconozco y declaro que fue una gracia especial del Señor, que no merecí, mi vocación a entrar en este Instituto y la benigna aceptación de sus superiores; cosa de la que estoy profundamente agradecido,  tanto a la divina bondad como a la caridad de mis superiores.

3.AMOR A JESÚS, AMOR A MARIA.

    Para corresponder a la misericordia del Señor, siempre con la ayuda de su gracia y de mi buena voluntad, prometo públicamente dedicarme totalmente al ejercicio de las virtudes religiosas, especialmente las que constituyen la vida interior, que son:
Humildad de corazón, por la que tendré siempre presente que nada soy, y que soy el último de todos los consagrados.
Vivir constantemente en la presencia de Dios y su amor divino, porque cualquier acción que haga y toda mi existencia no quiere tener otro fin que este: amar a Jesús, sumo Bien, tal como El se merece; anhelar a Jesús, agradarle en todo, poseer a Jesús con el más ardiente amor y conformar totalmente mi voluntad a la suya. Jesús esta presente en lo íntimo de mi corazón y en lo profundo de mi alma, me estimula a amarle, me pide amor, me atrae a sí, deseoso de que me asemeje a El, y se entristece cada vez que le soy infiel. Con el oído espiritual de mi alma, le escucharé cuando me pide almas y me invite a sacrificarme por su amor y por amor al prójimo. El sólo nombrar a Jesús debe ser para mí un despertar a su divina presencia y a todos los motivos que tengo para amarle, como criatura suya, redimida por El, como su sacerdote, como llamado por El, como suyo por todos los dones y gracias personales que me ha concedido. Inclinaré la cabeza al pronunciar y la oír el nombre de Jesús.
Después de Jesús y en El, amaré a su  Santísima Madre Maria, como mi gran consuelo, cuya devoción es una contraseña especial de este pío Instituto.

4. LAS DISTINTAS DEVOCIONES.

    Procuraré ser interiormente piadoso y devoto, antes que parecerlo tan solo por fuera.
    Celebraré con recogimiento y devoción las fiestas y novenas de Nuestro Señor, de la Virgen y de los Santos, tal como se acostumbra a hacer en nuestro Instituto.
    Tendré un cariño y una devoción especial por los ángeles y los Santos, y en primer lugar por el Patriarca San José, San Juan Bautista, San Miguel Arcángel, los Ángeles Custodios, Santa Ana y San Joaquín, los Santos Apóstoles, los Santos Mártires, los Santos Patronos, los Santos Celestes Rogacionistas, y por los Santos y Santas que mayormente se veneran en nuestros institutos, y de manera especial por San Antonio de Padua.
    Siento una gran alegría porque en este Instituto hay una particular compasión y devoción hacia las almas del purgatorio; yo me esforzaré en cultivar en mí esa devoción y compasión siendo activo en el sufragio por estas almas. Igualmente, he aprendido la saludable costumbre de entrar a formar parte de muchas Cofradías o Asociaciones de Nuestro Señor y de la Virgen, de los Apóstoles y de los Santos, para ganar su protección y gozar de muchas ventajas espirituales; así mismo adherirme a varias Ordenes y Congregaciones Religiosas, para participar de sus bienes espirituales; sentiré mucho aprecio por esta misericordia de Dios, y por ella daré gracias al Señor y a mis Superiores. Especialmente procuraré inscribirme a la santa esclavitud de amor de la  Virgen, según el espíritu de San Luis María Griñón de Montfort.

5. AMOR A LOS NIÑOS Y A LOS POBRES.

     En quinto lugar, para ejercitar la vida interior, cultivaré el amor al prójimo, tratando de formarme un corazón tierno, compasivo y cariñoso hacia mis hermanos.
      Dado que esta Pía Obra se ha consagrado a la salvación de los niños, procuraré, en cuanto la obediencia me lo permite, dedicarme al bien de los niños, internos y externos; y en el corazón alimentaré el ardiente deseo de que se salven todos los niños del mundo; y esto se lo pediré calurosamente a Jesús y a la Virgen.
      Amaré y respetaré a los pobres, con espíritu de fe y de caridad los consideraré como miembros sufrientes del Cuerpo Místico de Jesucristo; tendré siempre presente lo mucho que El ensalzó a los pobres, declarando como hecho a sí mismo lo que se haría a ellos.
     Deploraré el que la sociedad, por ignorancia y egoísmo, los desprecie y margine por su condición, cosa que hacen también a menudo muchos cristianos, y yo, caminando por el sendero de la perfección religiosa, los tendré por personas importantes, como príncipes delante de Dios, acordándome de esas palabras divinas: “El nombre de ellos es honorable ante Dios” (Sl. 71, 14). Los compadeceré aún cuando sean molestos; los socorreré y haré que los socorran; los serviré acercándome a ellos y los ayudaré a que se acerquen a Dios.
     Igualmente seré solícito y compasivo con los enfermos y moribundos, porque estas obras de caridad son las que mas agradan a Jesucristo.
     El mandamiento de amar al prójimo como a nosotros mismos es el medio más eficaz para santificarme.

6. LA ROGACIÓN EVANGÉLICA.

     Declaro que estos preceptos de caridad serán la finalidad de mi vida religiosa en este Instituto. prometo, pues, que guiado por la santa obediencia, no escatimaré nada por el bien espiritual y material de mi prójimo. Y para extender la posibilidad de caridad a todo el mundo, como abrazo intencionado y universal con los mayores bienes espirituales y temporales, como a mi prójimo presente y futuro, estimaré como medio muy eficaz la Rogación Evangélica del Corazón de Jesús, que es la misión especial de este Instituto. Elevaré, pues, súplicas al Altísimo con esta finalidad, durante la celebración de la eucaristía, en el momento de la comunión, en la oración, en la visita al Santísimo Sacramento, en el rezo del rosario; y no dejaré de exhortar a mis hermanos, y especialmente a los chicos de la catequesis, a que hagan lo mismo.

7. LOS VOTOS RELIGIOSOS

    Reconozco que la esencia de la vida religiosa consiste en los tres votos de pobreza, obediencia y castidad.

a. POBREZA

     En cuanto a la santa pobreza, declaro reconocerla  como perla preciosísima y como fuerte cimiento, no sólo de mi vocación, sino de la existencia del Instituto. Al entrar en él, me comprometo a vivir con entusiasmo la pobreza evangélica, tal como la practicó Jesucristo, la Virgen y los Santos. La consideraré como fuente de inestimables tesoros celestes, y creeré firmemente que, mientras este Instituto sea pobre evangélicamente, y se gloríe de su pobreza, estará firme y sólido, y progresará cada día más. Si en cambio se relajara en el amor y la práctica de la santa pobreza, se arruinará, como ya ha ocurrido desgraciadamente en muchas otras casas religiosas.
      Por eso, estaré muy atento a no caer en las faltas contra la pobreza, para que mi mal ejemplo no constituya un triste inicio de relajamiento para los demás, en esta virtud y voto tan importante.
      Es más, con la ayuda del Señor y mi buena voluntad, prometo que, en los casos de controversia o de interpretación de puntos de la regla, me inclinaré siempre por la parte más rígida de la pobreza evangélica y, en cuanto a la práctica, prometo abrazar la pobreza en toda sus manifestaciones, en la forma aquí significada: Mientras las reglas de este Instituto admitan el dominio radical de lo que se posee, lo viviré con desapego interior, y estaré dispuesto incluso a renunciar a ello, si en un futuro las Reglas de esta Congregación, discutidas por el Capítulo y aprobadas por la Autoridad Superior, obligaran a la renuncia.
No retendré nada de los frutos del capital, sino que lo entregaré todo a los Superiores, autorizándoles también legalmente a su exacción, si fuera preciso. Igualmente, no me quedaré ninguna parte del dinero de las misas o de las predicaciones, o de otras limosnas, sino que lo entregaré todo inmediatamente al Superior o al que le sustituye.
No consideraré como cosa mía ni la habitación, ni los muebles, ni los libros, ni los vestidos, ni la ropa, ni nada, sino que recibiré todo del Instituto, como una caridad; por eso nunca diré: mi habitación, mi ropa, mis objetos; sino: la habitación donde vivo, las prendas y los objetos que utilizo.
Prometo que amaré la santa pobreza con todas sus incomodidades, a ejemplo de Jesucristo pobre y crucificado. Por eso, si me faltara algo que no puedo conseguir, me conformaré y sufriré con amor esa privación. En cambio, gozaré de tener la habitación pobre, pobre el vestido, pobre la cama, pobre la comida y cualquier otra cosa.
Rezaré siempre al Señor para que me dé el espíritu de la santa pobreza.

b. OBEDIENCIA.


     En cuanto a la Santa Obediencia, reconozco que esta virtud constituye la vida y la esencia de cualquier Instituto religioso; y así como todo el  universo subsiste porque los elementos obedecen a las  leyes establecidas por la Voluntad Divina, y en caso de que pudieran  desobedecer esas leyes toda la creación se disolvería en un momento, así también reconozco que sin la fiel y perfecta obediencia, una casa religiosa no podría subsistir porque le faltarían los medios naturales y sobrenaturales de su existencia.
     Reconozco que la virtud de la obediencia es un medio para santificarse y unirse a Dios, porque obedeciendo al Superior y a las Reglas, se cumple perfectamente la voluntad del Altísimo. Reconozco que la Obediencia Religiosa es la virtud más cierta, más segura y más breve para llegar a gran perfección; y que una casa religiosa donde todos obedecen religiosamente es un reino de Dios en la tierra. Reconozco que la humilde obediencia es perfecta imitación de nuestro Señor Jesucristo, que quiso hacer siempre la voluntad de su Padre, y se hizo obediente hasta la muerte en la cruz; y que por esta vía el alma obediente se transforma en Jesucristo.
      Al contrario, reconozco que la desobediencia es una especie de imitación de Lucifer, que dijo: “No serviré”, y una especie de transformación en él; que incluso las buenas acciones se convierten en malas, si están prohibidas por la obediencia: mientras que, al contrario, las acciones mas indiferentes cobran un gran mérito si se hacen por obediencia. Dicho esto, tendré siempre presente ese dicho del Espíritu Santo: “El varón obediente hablará de victorias”; y entonces procuraré con todas mis fuerzas, incluso forzándome a mi mismo, obedecer en todo a mis Superiores y a mis Reglas y Constituciones. Y para que mi obediencia sea hecha en el Señor, y sea provechosa a mí y al Instituto, declaro:
1.    Que abandonaré desde este momento, sin restricción alguna, mi voluntad en manos de mis legítimos Superiores, según sus competencias jerárquicas.
2.     Que no me obstinaré nunca en mi juicio ni en mi opinión, sino que, obedeciendo exteriormente quiero obedecer también interiormente, uniformando mis juicios y mis puntos de vista a los juicios y puntos de vista de mis Superiores.
3.    Prometo que obedeceré siempre por motivos sobrenaturales – o sea que en la persona de los Superiores veré siempre la persona del mismo Jesucristo- y por amor a Dios, para agradar al Corazón S.S. de Cristo, para santificarme y salvarme y para dar buen ejemplo a los demás. Prometo obediencia no sólo en las cosas que son de mi gusto y placer, sino también en las que me repugnan, teniendo presente que en esto consiste el verdadero mérito de la obediencia, y que el reino de Dios se conquista con el santo rigor.
4.    Que mi obediencia será pronta, es decir, sin dilaciones, dejando enseguida cualquier otra ocupación; alegre, es decir, hecha con gusto interno y externo, por lo menos en cuanto a la voluntad, teniendo presentes esas palabras del Apóstol: “Deus diligit hilarem datorem”; entera, es decir, cumpliendo enteramente las órdenes de mis Superiores, y uniendo a ellas el consentimiento de mi voluntad; sencilla, sin adulterar o confundir o allanar a mi gusto las órdenes de mis Superiores; fiel y constante, es decir, cumpliendo las órdenes o los encargos recibidos sin soslayarlos o descuidarlos o dejarlos poco a poco; y lo mismo también acerca de los puntos de las Constituciones y de las reglas.
5.    Finalmente declaro que no haré nada sin obediencia; por eso, si tengo que salir, si tengo que dispensarme de algún punto de la regla; si tengo que comer o beber fuera de las comidas por necesidad; si tengo que atender a personas, o por cualquier otra cosa, pediré siempre los permisos a los Superiores o al que les sustituya, excepto que algunos de esos permisos ya los haya pedido por un mes y me hayan sido concedidos. En cuanto a recibir o enviar cartas y mensajes, también pasarán por mis Superiores.

c. CASTIDAD.


      En cuanto a la santa castidad, ¿qué diré y que promesas haré para observar esta excelsa virtud y voto?, reconozco que esta es la angélica virtud que Jesucristo trajo a la tierra, para darla como dote a sus elegidos y a las almas afortunadas, a las que El llama misericordiosamente a la unión de amor más íntima mediante la vida religiosa. Reconozco que esta es una gracia muy especial, que eleva el alma  a la vida de los ángeles y la admite a las bodas místicas del Cordero Inmaculado; pero no todos comprenden esta palabra, sino solamente esos elegidos entre miles a los que el Altísimo llama al sacerdocio o a la vida religiosa.
     Reconozco que esta virtud y voto es uno de los deberes más sagrados del sacerdote y del religioso, y que faltar voluntariamente, aunque sea venialmente, contra esta virtud y voto emitido, es el principio de una funesta relajación en toda las demás virtudes, ofusca la mente, debilita las fuerzas espirituales, permite al demonio redoblar sus tentaciones y encamina el alma hacia la ruina total.
     Por eso, si no soy casto de alma y cuerpo, de mente y corazón, tampoco soy humilde, obediente, sincero, observante; no soy ni sacerdote ni religioso.
     Reconozco que el religioso que comete pecado contra la castidad se hace indigno de seguir en la Congregación y merece ser expulsado; y que una Congregación que tolerara a un miembro tan podrido en su seno, o una Congregación en la que se ofendiera a Dios con este pecado aunque fuera ocultamente, estaría ya deteriorada ante el Altísimo; Dios retiraría sus bendiciones, el demonio comenzaría a señorearla, los buenos principios se pervertirían y todo se desmoronaría.
     Hechas estas premisas, prometo que apreciaré siempre la excelencia y la importancia de la castidad y diariamente pediré con mucho fervor ayuda al Corazón de Jesús, a la Virgen Inmaculada, a los Ángeles, a los Santos y a mi Ángel de la Guarda, para custodiar, inmune de la mas pequeña mancha, la santa castidad. Resonarán siempre en mis oídos esas palabras del Salmista: “Que hace ángeles a sus ministros”, y como sacerdote pensaré que he sido constituido ángel por el ministerio de la castidad, y como religioso oiré resonar en mi corazón esas palabras del Cantar de los Cantares: “Qui pascitur inter lilia”, es decir, que Jesús goza estando entre los lirios, que son precisamente las almas castas; y así seré con la ayuda divina, que nunca podrá faltarme si esta es mi voluntad.
     Y ahora,  delante de Jesús, mi máximo bien, delante de la Virgen Maria, de los Ángeles y de los Santos, y delante de mi conciencia, protesto, declaro y prometo que trataré con todas mis energías, hasta el último suspiro de mi vida, de cultivar la castidad interna y externa.
    Interna, es decir, conservando mi mente y mi corazón libre de imágenes, sugestiones y tentaciones, al menos en lo que dependa de mi fuerza de voluntad, y enamorándome siempre más de esa virtud angélica.
    Externa, es decir, prometo que vigilaré mis ojos y mis sentidos, no trataré familiarmente con mujeres, no las miraré nunca a la cara, y si tengo que tratar con ellas, me pondré de perfil, mis palabras no serán más que las indispensables, también si tengo que hablar con chicas, y nunca me dejaré besar la mano.
    En estas Obras del Corazón de Jesús, además del Instituto de los Rogacionistas, está también el de las Hijas del Divino Celo; los dos están separados, o sea que el de las mujeres no depende del de los hombres, y sin embargo, como hay relación de asistencia espiritual de un Instituto hacia el otro, prometo de todo corazón que nunca me acercaré al Instituto femenino, ni de ninguna manera mantendré relaciones con personas de ese Instituto. En caso de ser obligado por la obediencia, prometo emplear todas las cautelas posibles: modestia en las miradas y en las palabras, no prolongar las justas relaciones mas allá del tiempo establecido o conveniente, no meterme a conversar con ninguna, informar de todo a los Superiores una vez terminada la visita o encuentro.

8. MORTIFICACIÓN.

    Para guardar la santa castidad, además de utilizar todos los medios y cautelas ya mencionados, amaré la mortificación, la penitencia y la disciplina de la regla. En cuanto a la mortificación y a la penitencia, además de los actos de humildad interior y de contrición continua de mis culpas y de mi vida pasada, no me molestaré en caso de que me dejen de lado o me pospongan, sino que me consideraré digno de los peores tratos y callaré; y si tengo que manifestar alguna necesidad lo haré con calma y santa sencillez.
En cuanto a la mortificación de la gula, que tendré siempre por muy importante, en primer lugar cumpliré escrupulosamente todos los ayunos y abstinencias mandados por la Santa Iglesia, y si me lo impiden razones de salud o de otra clase, las someteré a los Superiores con santa sencillez y verdad, y me atendré a su juicio; lo mismo haré en lo que se refiere a los alimentos tomados en común; en todo caso me desprenderé del placer y del gusto de los alimentos.
    Seguiré en todo las costumbres de la Comunidad acerca de las otras mortificaciones y penitencias, como por ejemplo las abstinencias del primer viernes de mes, y de otros días del año, las prácticas de las flores de mayo, de junio y de otras novenas, la oración nocturna de una hora y más en algunas vigilias y otras fiestas especiales de la casa; el silencio prescrito por la regla; el servicio a los pobres y algunas veces lavarles los pies; la disciplina, en común o en privado, si así se usa, del cilicio una o dos veces a la semana por el tiempo establecido; sin embargo, por justas razones, esas penitencias podrían serme conmutadas.
    En caso de que se me impongan penitencias por culpas cometidas, me declararé dispuesto a cumplirlas.
     Reconozco que para la buena marcha de la comunidad, es necesario que se haga todo según un horario y que cada uno participe en los actos comunitarios. Así que prometo que seré fiel al horario, al toque de la campana, desde que me levante de la cama, en los actos comunitarios de la oración, en el comedor, durante la lectura espiritual, en las plegarias comunes, en las salidas, en el descanso y hasta que me acueste; y no me ausentaré nunca de estos actos comunes, sin permiso expreso o previsto.
     En cuanto a la disciplina mandada por la regla, reconozco toda su importancia. Por eso mi comportamiento y estancia en comunidad no será más como la de quien vive en el mundo, o con los familiares, o entre los seglares. Me comportaré con la sensibilidad y atención que exige una Regla y un Instituto Religioso y las presentes promesas y declaraciones que acepto y suscribo; el buen ejemplo que debemos darnos el uno al otro, y especialmente el buen ejemplo que debemos dar a los pequeños y sencillos entre los que vivimos. Por lo tanto, en primer lugar, guardaré el santo silencio, según las reglas y las costumbres de la casa, y cuando tenga que hablar procuraré que mis palabras sean mesuradas y sabias. Hablaré en italiano (excepto en el caso de que, para que me entiendan los niños y los pobres, tenga que usar otro idioma); no murmuraré nunca de nadie; no criticaré faltando a la caridad; no me dejaré llevar por el mal genio, no reprenderé a personas sobre las que no tengo jurisdicción.
    Tendré mucho cuidado, cuando esté en presencia de niños o de hermanos laicos o de extraños, de no hablar de cosas mundanas, o inútiles, o demasiado impresionantes, o poco edificantes o vanas u ociosas; o de noticias de periódicos, de homicidios, suicidios o parecidos, para alimentar o excitar la curiosidad.
     Así mismo, delante de miembros de la comunidad, y más todavía ante extraños, me guardaré bien de quejarme de cosas personales, o de la comida, o del servicio o de otras cosas; y menos todavía de hechos o inconvenientes del Instituto, ni siquiera en presencia de nuestros atendidos, cuando esto pudiera causar extrañeza o poca edificación en los que escuchan. Me es lícito, sin embargo, decirlo a los Superiores, cosa que haré con humildad, mansedumbre y sencillez, cuando valga la pena hacerlo.
     Amaré la limpieza, sin vanidad y excesiva preocupación, y de acuerdo con la pobreza evangélica aborreceré la intención de presumir.

9. ACEPTAR LAS CORRECCIONES.

    Cuando mis Superiores me adviertan o me amonesten por faltas que vieran en mí, prometo ya desde ahora, con toda mi alma, que aceptaré con humildad de corazón las advertencias y amonestaciones y no me excusaré ni discutiré su decisión, sino que con corazón humilde y sencillo reconoceré que he fallado y procuraré corregirme, y en el caso de que vea que no he cometido esas culpas de que se me acusa, pensaré que quizá no las pueda reconocer por el ofuscamiento producido por mi amor propio, y por eso me humillaré doblemente en mi corazón.
    Sin embargo, si con recta intención, tuviese evidencia de que realmente no he cometido ese fallo, o callaré por humildad y por prudencia, o me justificaré con calma y sencillez, por una o dos veces simplemente.

10. AMOR Y RESPETO RECÍPROCO.

     Declaro haber aprendido con gran satisfacción que en este Instituto se valora mucho el amor y respeto recíproco; y que el mandamiento que nos dejó Jesucristo: Amaos los unos a los otros como yo os he amado, y que es el distintivo de los verdaderos cristianos, es precepto principal en este Instituto, como el de amar a Dios sobre todas las cosas, con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas.
    Dicho esto, me comprometo totalmente, con la ayuda de la gracia divina y de mi buena voluntad, y prometo tener la máxima atención, en el cumplimiento de este santo amor. Procuraré formarme un corazón tierno, afectuoso y amable con todas las personas del Instituto, y pediré al Corazón Santísimo de Jesús este espíritu de caridad para con todos mis compañeros. Los amaré, me compadeceré de ellos, rezaré por ellos y procuraré, en cuanto de mi dependa, su bien como si fuera el mío.
     Procuraré no admitir dentro de mí antipatía o rencor contra nadie, y mucho menos hacia quien me parezca contrario u ofensivo y en cuanto a esto prometo:
1.    Que no creeré fácilmente que me hayan ofendido, pensando que mi imaginación y mi amor propio me hace exagerar algunas cosas pequeñas e interpretarlas mal.
2.    Que si realmente alguien me ofendiera, no me enfadaré, le excusaré, le querré aún más, lo miraré con buena cara, le encomendaré al Señor, y haré lo posible por devolverle bien por mal
Junto con este santo amor, tendré hacia todos los miembros del Instituto, grandes o pequeños, Superiores o iguales y también empleados, el más sincero respeto, considerándolos en Dios, Sumo Bien, que los ha creado, los ha redimido con su Sangre preciosísima y los destina a poseerle eternamente. Por eso me cuidaré de no decir nunca ni la más mínima palabra ofensiva, y menos aún a un muchacho. Según la costumbre de este Instituto, llamaré a los sacerdotes con el título de V.R., a los hermanos coadjutores con el de Usted, a los pobres con el de Usted, y a los muchachos, parte con el Usted y parte con el tú.

11. COMPORTAMIENTO CON LA GENTE.

    Por el buen ejemplo que todos estamos obligados a dar, por el honor del Instituto y mi provecho espiritual y el de los demás, me vigilaré y cuidaré el modo de tratar con la gente, ya sea que esté en contacto con ella dentro del Instituto o fuera de él.
    Trataré a todos con prudencia, respeto y caridad.
     Tendré cuidado de no enfadarme, de no murmurar, de no ofender a nadie, según el dicho del Apóstol: “No ofendiendo a nadie, para que no sea vituperado nuestro ministerio”. Seré paciente y amable con todos, especialmente con las personas molestas, con los pobres y con los enfermos; y si me ofenden, pasaré por alto sus injurias, según el dicho del Eclesiástico: “El sabio pasa por alto la injuria recibida; el necio descarga enseguida su ira”.

12. EN LA CASA DEL SEÑOR.

    Reconozco que donde debo dar mayor ejemplo a todos es en la casa del Señor, es decir, en la iglesia, sea en las de nuestro Instituto, sea en las públicas.
    Antes de entrar en la casa del Señor, tendré presente el dicho del Espíritu Santo: “Al entrar en el templo del Señor, observa tus pasos”. No entraré deprisa ni desconsideradamente, sino puntualmente, sosegadamente y con recogimiento. Me santiguaré con el agua bendita y luego adoraré arrodillado al Santísimo Sacramento. Al pasar ante el sagrario, estaré atento a hacer la genuflexión despacio y con recogimiento.
     Durante el tiempo en que esté de rodillas en la iglesia, podré apoyar las manos en alguna silla o banco, y la frente en las manos para concentrarme, pero no doblaré el cuerpo en la silla o en el banco. No miraré de un lado para otro, ni me moveré. No hablaré con nadie, ni permitiré que me hablen, a no ser por motivos muy justificados y haciéndolo siempre en voz baja, sin moverme y por muy breve tiempo.
      La oración comunitaria la haré acompasadamente, con voz suave y con devoción. Si me siento, cuando la regla común me lo permite, o por no poder continuar más de rodillas, estaré sentado con modestia y compostura.
      Para que mi postura externa en la iglesia sea según las normas, trataré de estar interiormente recogido en la Presencia de Dios, ofreciendo al Señor alabanzas, acciones de gracias, súplicas y amor, y alejando toda distracción.

13. ACEPTACIÓN DE LOS CARGOS.

     Prometo aceptar, por obediencia a mis Superiores, cualquier cargo que quieran darme, por humilde y penoso que sea; y cualquier cargo que se me confíe, prometo cumplirlo con exactitud y atención, aunque me cueste sacrificio. Si no pudiera hacerlo por motivos de salud u otros, lo expondré humildemente y con sencillez a mis Superiores, y luego sin más me atendré a su parecer.

14. DESAPEGO DE LOS FAMILIARES.

     Declaro que una vez dentro de este pío Instituto, quiero vivir desapegado totalmente del afecto de los familiares, ya sean padres, hermanos, hermanas y también de mi patria natal. Por lo tanto, nunca estaré ansioso por volver con mi familia, aunque sea por poco tiempo, y si alguna vez hubiera algún motivo por el que me pareciera justo volver a casa de los familiares, me someteré plenamente y con santa indiferencia en esto al juicio y arbitrio de mis Superiores.
     Seré moderado a la hora de escribir a los familiares o en exigir sus cartas o noticias; y si tengo que escribir, mi estilo será ejemplar, tal como conviene a un sacerdote y religioso, y en ningún caso impregnado de excesiva familiaridad.
     No escribiré cartas ni recibiré mensajes sino a través de los Superiores, tal como he declarado en el artículo 7.
     En caso de que vengan a visitarme mis familiares, informaré a mis superiores, por si quieren estar presentes durante mi entrevista; mis conversaciones, en todo caso, serán moderadas, ejemplares, invitando a obrar el bien y a frecuentar los sacramentos.
     En general, además de encomendarlos al Señor, especialmente a mis padres y familiares mas cercanos, procuraré no tener demasiadas relaciones con la familia; mas bien, resonarán en mis oídos aquellas divinas palabras de Jesucristo: “El que no deje padre, madre, hermanos y hermanas...” o aquel otro dicho del Espíritu Santo: “Escucha hijo, e inclina tu oído y olvídate de tu pueblo y de la casa de tu padre”.
     Consideraré, en cambio, como mis familiares, a los que estoy unido con vínculos mucho más fuertes que los de la carne y sangre, a todos mis compañeros, y diré con Jesucristo, Señor mío,: Mi padre, mi madre, mis hermanos, son todos aquellos que cumplen la voluntad de mi Padre.

15. OBEDIENCIA Y AMOR AL SANTO PADRE.

     Voy ahora, con este decimoquinto artículo y con los cuatro que siguen, a hacer unas declaraciones y promesas, que reconozco que son de la máxima importancia.
     En primer lugar declaro que, como cristiano por la Gracia del Señor, como sacerdote indigno de la Iglesia Católica, como miembro de una Congregación que tiene como primer objetivo el incremento del sacerdocio, prometo que tendré el máximo respeto, la más ilimitada sumisión y subordinación hacia el Sumo Pontífice de Roma. Lo respeto y lo respetaré siempre, hasta el último aliento de mi vida, como a la persona de Jesucristo, y con el mismo amor lo amaré y obedeceré. Todos los intereses del Sumo Pontífice, serán intereses vivísimos en mi corazón; sus palabras, aunque sean las pronunciadas “ex catedra” o en simple conversación, serán para mí palabras de salvación eterna. Todas las opiniones y maneras de pensar del Santo Padre serán regla de mis opiniones y mis maneras de pensar, por las cuales cambiaré mis propios juicios y sentimientos. Los dolores y las penas del Sumo Pontífice serán penas y dolores míos.
     En la predicación, en las confesiones, en las conversaciones, transmitiré a los demás estos mis sentimientos de sumisión ilimitada y cariño filial para con el Vicario de Jesucristo. En mis propias plegarias, especialmente en la Eucaristía, al dar las gracias, en el rezo del oficio divino, en la oración del rosario, mi primer motivo será el Sumo Pontífice y todas sus santas intenciones. Si el Santo Padre publica una encíclica o hace unos discursos, y tengo la dicha de leerlos, trataré de captar su sentir, y obedeceré exactamente a todo o que el mande o aconseje.
     La persona del Santo Padre será para mí sagrada y adorable, y si tuviera la suerte de ver alguna vez al Sumo Pontífice, consideraré como grandísimo honor el poder besar y volver a besar sus venerables pies e incluso el polvo que ellos pisan.
     Declaro todo esto:
1.    Porque reconozco que es voluntad de Jesucristo que de tal forma se honre, se ame y se obedezca a su Vicario, porque el Señor esto lo considera como hecho a sí mismo.
2.    Porque todo esto está en nuestra regla y pertenece al espíritu profundo de este humilde Instituto.
3.    Porque yo lo experimento profunda e íntimamente.
4.    Porque reconozco que de esta sumisión al Sumo Pontífice provienen todas  las bendiciones de Dios a cada Instituto y a cada alma; y que, al contrario, el debilitamiento de esta sumisión, bajo pretexto de inoportunas distinciones entre “ex catedra” y “non ex catedra”, entre persona y carácter sagrado, es el comienzo de graves caídas para los individuos y de ruina para las comunidades.

16. HACIA LAS SAGRADAS CONGREGACIONES.

      Por esta ilimitada subordinación y dependencia hacia el Vicario de Jesucristo, deseo que madure en mí una perfecta sumisión de mente y corazón, de voluntad y el más alto concepto y respeto hacia todas las Congregaciones Romanas, por todas sus decisiones, sentencias y opiniones, hacia todos sus actos y decretos. Todo lo que una Congregación Romana diga o decrete o decida o manifieste, será para mí una palabra infalible. Por lo tanto no admitiré de ninguna forma distinciones teológicas acerca del menor o mayor valor de lo que diga o decrete, como antes dije, sino que lo aceptaré todo con santa sencillez, como un niño acepta las explicaciones y órdenes de su maestro.
     Creeré, en cualquier caso, que a través de las Congregaciones Sagradas habla el Espíritu Santo, que las asiste y dirige; someteré todas mis opiniones y doctrinas, con firme convicción, a las opiniones y juicio de cualquier Sagrada Congregación Romana.

17. HACIA TODA LA JERARQUÍA ECLESIÁSTICA.

    Declaro que consideraré como santa y celeste a la Jerarquía Eclesiástica, y por eso tendré un inmenso respeto y obediencia hacia todos los prelados de la Santa Iglesia, especialmente a los Cardenales y los Obispos, considerando a los unos como Príncipes de la Iglesia, y los otros como sucesores de los Apóstoles, como Sumos Sacerdotes de la Iglesia de Jesucristo, fieles centinelas del místico Israel.
    Hablaré siempre bien de los Prelados de la Santa Iglesia y en caso que tuvieran algún defecto evidente, los disculparé o trataré de encubrirlos; y sobre todo, desde mi indignidad, pediré siempre al Sumo Dios por todos los insignes Prelados de la Santa Iglesia, y especialmente por los cardenales y Obispos que la gobiernan.
     Dado que esta humilde Congregación posee la singular gracia y privilegio de la Sagrada Alianza de los más insignes Prelados de la Iglesia, además de los dos Cleros, yo declaro que tomaré muy a pecho esta Sagrada Alianza, y en cuanto este en mí, haré lo posible por acrecentarla, para que se beneficien enormemente nuestros Institutos.
     Como conclusión de este artículo, declaro que en las oraciones de la Rogación Evangélica del Corazón de Jesús, de la que hago voto en esta Congregación, pondré una especial intención, para que el corazón de Jesús envíe siempre a su Iglesia Cardenales y Prelados santos y doctos, llenos de todas las virtudes más excelentes, en todas las diócesis.

18. OBEDIENCIA AL ORDINARIO DEL LUGAR.

     De una manera aún más especial que a todos los otros Obispos, declaro que quiero honrar, amar, respetar y obedecer con humildísima sumisión al Ordinario de la Diócesis, del que este Instituto y sus miembros, en cualquier casa, dependieran canónicamente.
     Ya sea que nuestra Congregación fuera diocesana o no; resida en uno u otro lugar, todos los derechos que las Bulas Pontificias o el Derecho Canónico confieren a los Obispos sobre las Congregaciones en general, o sobre las casas y sus miembros en particular, todos me propongo respetarlos y considerarlos como obligación de perfecta supeditación, estima y respeto, amor y confianza; dentro de estos límites y en el ejercicio de estos derechos y de los deberes consiguientes, consideraré al Ordinario como Superior Mayor o General de la Congregación. Y así,  en todo aquello que debo prestarle obediencia, quiero obedecerle y honrarle con preferencia sobre los Superiores del Instituto.

19. CON LOS SUPERIORES DEL INSTITUTO.

     Como conclusión y final de cuanto he dicho en los artículos 15, 16, 17 y 18, declaro en este artículo 19 que toda la práctica de Santa Obediencia, sujeción, subordinación, estima y cariño, quiero resumirla, como norma inmediata de cada acción mía, en la obediencia, respeto, estima, subordinación, amor santo y filial confianza hacia los Superiores y dirigentes de este Instituto; en primer lugar hacia el Padre General, y luego hacia todo aquel que a mi parecer estuviese investido de autoridad y gobierno en calidad de representante suyo.
     Tendré hacia tales Superiores un corazón de súbdito y dependiente, pero al mismo tiempo de hijo afectuoso en Jesucristo. Me formaré el más alto concepto de esta dependencia y subordinación, teniéndola como base de la existencia del Instituto y de mi vida religiosa.
     Me sentiré orgulloso de esta dependencia, en honor del orden sapientísimo establecido por el Sumo Dios al crear la familia humana y la sociedad, en el que el hombre no puede encontrar el camino de la salud y de la verdad  sin depender de otro hombre. Me gloriaré en honor de Nuestro Señor Jesucristo, que por nuestro amor se hizo súbdito de sus criaturas y nos enseñó y estableció  la dependencia de los poderes humanos, eclesiásticos y civiles para que quedara humillado el orgullo humano, tal como se expresa el Salmista: “Constituye legisladores sobre ellos, para que sepa la gente que son hombres”(Salmo 9, 21), y según el dicho del Apóstol: “Todo pontífice, tomado de entre los hombres, es constituido para intervenir a favor de los hombres en sus relaciones con Dios, para que ofrezca dones y sacrificios por los pecados” (Hebreos, 5, 1).
     Consideraré falsa cualquier otra clase de subordinación y afecto hacia el Sumo Pontífice, hacia las Sacras Congregaciones, hacia los Prelados de la Santa Iglesia, y hacia el propio Ordinario, si no acepto una subordinación total y no muestro un sincero y filial afecto hacia los Superiores inmediatos. Porque si el Apóstol San Juan, a propósito del amor al prójimo, dirigiéndose al que pretende amar a Dios sin amar al prójimo, así se expresa: “Si tú no amas al prójimo que ves” es decir, al que siempre tienes ante ti, “¿cómo puedes decir que amas a Dios al que no ves?”; yo me diré a mí mismo: ¿cómo podré ser obsequioso, obediente y amable con el Sumo Pontífice y los Prelados de la Santa Iglesia, de los que vivo lejos, si no estimo, no obedezco, no escucho, no quiero a mis superiores inmediatos, a los que  siempre tengo cerca?. Cualquier sentimiento que yo pueda albergar dentro de mi contra mis Superiores o contra sus órdenes, lo consideraré como un principio de rebelión suscitado en mi por Lucifer, que se rebeló contra el Supremo Poder Divino, y que suele trastornar las Comunidades suscitando en sus súbditos este espíritu de soberbia.
     Si se da el caso de que, como suele aún practicarse en otros Institutos religiosos como ejercicio de humildad y obediencia, fuera propuesto en la dirección un simple hermano laico, declaro que con el mismo espíritu de subordinación, de respeto y de humildad, lo escucharé, obedeceré y estaré sujeto a él como a cualquier otro Superior.
     Tendré gran confianza en los Superiores y les confiaré alguna vez mis penas y tentaciones, como hijo a su padre, y con santa simplicidad, creyendo con fe, que por este camino el Altísimo se decantará en mi favor y me dará consolación. Empequeñeceré ante mis Superiores, cualquiera que sean los dones que me haya concedido el Señor Misericordioso, y como un niño me pondré en sus manos, para corresponder a esta celeste enseñanza: “Si no hacéis como los niños, no entrareis en el Reino de los Cielos”.
     Con esto entiendo que mis Superiores no tendrán comedimiento alguno respecto a mi miserable persona, con plena libertad me podrán mandar y dirigir y yo me gloriaré en escucharles y obedecerles, acordándome de aquellas palabras dichas por Jesucristo a sus discípulos y a todos aquellos que legítimamente en la Iglesia están puestos a su frente: “Quien a vosotros escucha a mi me escucha, y quien a vosotros desprecia a mi me desprecia”.
     Con este ánimo recibiré de los Superiores o Dignatarios sus advertencias e instrucciones, las amonestaciones, las órdenes, y sus instrucciones y reproches, o las penitencias, como si Jesucristo mismo me hablara por su boca y obrase con sus acciones.
     Miraré mi entorno, y viendo conmigo hermanos sacerdotes, hermanos coadjutores, jóvenes estudiantes, me cuidaré de dar el más mínimo mal ejemplo en algo tan importante y esencial; más aún, me esforzaré en consolidar continuamente, si es posible, la autoridad y gobierno de mis Superiores, aunque sea a costa de mi humillación y abatimiento. Utilizaré con mis Superiores también aquellos signos externos de respeto que se acostumbran en nuestro Instituto sea al verles, saludarles, llamarles o sea al tratarles, responderles o al recibir sus órdenes y similares.
     Una cosa me queda por agregar como final de este importante artículo XIX; y es que me propongo no ambicionar cargo alguno y resistirme humilde y prudentemente si se me quisiera dar; y solo aceptarlo cuando me vea obligado por Santa Obediencia. Si para mi castigo el Señor dispusiera que yo sea elegido y obligado por Santa Obediencia a cualquier superioridad –y me fuese impuesta jurisdicción o superioridad sobre los otros-, desde ahora declaro que me consideraré como siervo y último de todos, si bien me sentiré en el deber de ser el primero en la observancia, ejercicio de la virtud religiosa, en sacrificios a cumplir y en el buen ejemplo en todo. Cuando esto ocurriese, ejercitaré con temor y trémulo mi cargo, rogando incesantemente al Señor que me de su luz y su ayuda, y tendré presentes todas las normas de los santos escritores sobre la prudencia, discreción y caridad en el gobierno, además de aquellas acerca del celo y fortaleza con que se debe exorcizar o reparar la ofensa a Dios, eliminar los abusos, oponerse al relajamiento aunque sea en cosas pequeñas, impedir el escándalo y reprender a los obstinados.

20. OFICIO DIVINO, SANTA MISA Y SANTÍSIMA COMUNIÓN.

     Si hasta ahora, como sacerdote, he entendido como obligación el deber de prestar particular atención, devoción y recogimiento en el rezo del Oficio Divino y en la celebración de la Eucaristía, ahora que pertenezco a una pía Institución que mira en modo particular por el aumento del sacerdocio católico, me propongo redoblar, con la gracia del Señor, mi atención, devoción, fervor y recogimiento en el rezo del Oficio Divino y en la celebración de la Eucaristía y en los Ritos Sagrados.
     Por lo que se refiere al Oficio Divino, lo rezaré puntualmente y con corazón compungido, apreciando lo sublime de las divinas palabras de las divinas oraciones y lecciones. Haré todo lo posible por no dejar para última hora parte alguna de la Liturgia de las Horas. Al rezar el oficio Divino pondré intención en honrar al santo del día, obtener buenos operarios para la Iglesia, obtener la divina misericordia para nuestros Institutos, por el sufragio de las almas del purgatorio, por la conversión de todos los pecadores, y por los intereses del Sagrado Corazón de Jesús. Cuando los breviarios se estropeen y ensucien por el uso, pediré su renovación a los Superiores.
     En cuanto a la Santa Misa, de la que se hace cuenta muy particular en este Instituto, pensaré en lo sublime de este misterio por aquello que es. Reconozco y reconoceré cuán indigno soy de ascender al altar. Quiero que toda mi vida sea una continua preparación y un continuo agradecimiento por la celebración del gran Sacrificio y por la Santa Comunión Eucarística. Esto lo asumo como una ley, como por otra parte está prescrito importantemente por nuestras Constituciones, prepararé antes la eucaristía arrodillado y durante unos minutos. Antes de la  misa evitaré toda distracción o conversación y guardaré perfecto silencio. Durante la celebración, pronunciaré a tiempo, con voz compungida y sin precipitación cada palabra, ya desde el “introito”. Estaré recogido cuanto me sea posible ante la Divina Presencia, no miraré al público, girándome al pueblo; procuraré ante todo observar con exactitud las rúbricas, que tanto en tanto estudiaré. Me cuidaré, antes de la celebración de la Santa Misa de consultar atentamente el ordinario y prepararla bien en el misal, para no cometer errores u omitir o cambiar cualquier parte. Si en esto cometiese algún error, aunque fuera involuntariamente, me acusaré ante el Superior y le pediré penitencia. Estaré atento a que los ayudantes en el servicio de la Eucaristía actúen correctamente, y si el acólito yerra en las palabras o está despistado, lo amonestaré aún mas severamente si es necesario; y esto lo consideraré importante. Después de la Santa Misa daré gracias durante al menos veinte minutos, retirándome aparte en la misma iglesia o en la sacristía, aunque a veces podré prestarme a alguna obra de caridad o del ministerio. Jamás aceptaré café o cualquier otra cosa antes de dar las gracias, explicando el rechazo con santa franqueza y para edificación de los fieles, diciendo:”Nosotros no tomamos nunca nada si antes no hemos dado las gracias por la Eucaristía”. La acción de gracias la haré indispensablemente, parte con la mente y en parte rezando o recitando la liturgia de las horas o mentalmente. En la acción de gracias me recogeré íntimamente en la presencia del Sumo Bien, expresando adoración, ofrecimiento, arrepentimiento, gracias y fervientes actos de amor, con fervientísimas súplicas para obtener la gracia para mí, para los Institutos, para la Iglesia y para todos, especialmente para que el Corazón Santísimo de Jesús llene de santos la Iglesia, en todas las capas de la sociedad y sobre todo entre el clero. Celebraré cada día la Misa, si me es concedido por la Divina Bondad, a toda costa y haré lo posible por no omitirla ni siquiera estando de viaje. Si sucediese que por motivos de salud o por  un motivo inevitable en un viaje, debiese dejar de celebrarla, estaré tranquilo, me humillaré ante el Señor, y con paz me conformaré a la Voluntad Divina. Sin embargo, si pudiera comulgar, comulgaré.
     La intención especial de la Santa Misa la dejo a mis Superiores, para que dispongan de ella diariamente como crean, excepto por las obligaciones en conciencia contraídas antes de mi ingreso en el Instituto. Cuando la intención especial quede al arbitrio del Superior, pondré todas mis otras intenciones en el interés general, y “sub conditione” también en el interés especial, según la opinión probable, no cierta, que siendo este interés infinito, se puede aplicar por cuantas intenciones se quieran. Estas intenciones serán ordinariamente las mismas que aplicaré en el rezo del Oficio Divino, como mas arriba he especificado en el presente artículo.
     He aprendido que este Instituto tiene por regla querer fruir para todos de sus quehaceres espirituales y temporales, por las almas del purgatorio, del inestimable valor de los intereses de todas las Eucaristías que celebran sus sacerdotes, presentándolas con esta finalidad ante el Altísimo, por esta razón no se buscan jamás limosnas de Santas Misas, y si se reciben, se dan preferentemente a los demás; así, no me afanaré por conseguir limosnas de Misas para el Instituto y las rehusaré si es posible; y si no conviniera rechazarlas, las aceptaré para entregarlas al Superior, especificándole nombre, apellido, intención y todo.
     Por lo que se refiere a la celebración de otros Ritos Sacros, los consideraré como un servicio del Altísimo y procuraré cumplirlos con exactitud, y atendiéndome siempre a la Santa Obediencia por lo que se refiere al encargo que tengo que cumplir, sin pretensiones por amor propio o desear este u otro oficio como mejor, considerando este defecto como una especie de profanación de las cosas santas. Estudiaré cuanto pueda las rúbricas de cada rito.

21. EL MANDATO DIVINO.

     Declaro que quiero profundizar en aquellas divinas palabras de Jesús, que forman el carácter distintivo de este humilde Instituto: aquellas que pronuncia mas de una vez Jesús, cuando viendo a las gentes en Judea, abandonadas como rebaño sin pastor, exclamó: “En verdad la mies es mucha y los obreros pocos. Rogate ergo dominum messis, ut mittat operarios in messem suam”. Considérense estas palabras como especialmente dirigidas a los miembros de este pío Instituto, como si ellos las hubieran recogido directamente de la boca de Jesús. En este espíritu me consideraré afortunado también yo de ser llamado a instruirme en estas divinas palabras, a las que dedicaré mi vida y mi misma persona. Consideraré frecuentemente lo conveniente de esta santa misión, y el voto de obediencia, en función de este mandato divino, al que somos llamados en este pío Instituto.
     Consideraré que la Iglesia de Cristo es el gran campo cubierto de mies, que son todos los pueblos del mundo y las innumerables multitudes de almas de toda clase social y condición. Consideraré siempre cómo la mayor parte de estas mieses perecen por falta de obreros, ¡ y no sólo en tierras de infieles o países escindidos de la comunión con la Iglesia Católica, sino también en tantas tierras cristianas y en tantas ciudades católicas y en tantos y tantos pueblos rurales¡. Sentiré mi corazón traspasado por tanta ruina, especialmente por las tiernas mieses que son las nuevas generaciones; me identificaré con las íntimas penas del Corazón Santísimo de Jesús por tanta continua y secular miseria, y acordándome de su divina palabra: “Rogate ergo Dominum messis ut mittat operarios in messem suam”, consideraré que, para la salvación de los pueblos, de las naciones, de la sociedad, de la Iglesia, y especialmente de los niños y jóvenes, la evangelización de los pobres, y para cualquier otro bien espiritual y temporal para la familia humana, no puede haber remedio más eficaz y soberano que este, mandado por Nuestro Señor Jesucristo, es decir, suplicar incesantemente al Corazón Santísimo de Jesús, a su Santísima Madre, los ángeles y santos, para que el Santo y Divino Espíritu suscite El mismo, con vocaciones omnipotentes, almas selectísimas, sacerdotes de celo y caridad para la salud de las almas, y para que el Dios Omnipotente quiera crear estos nuevos y selectos apóstoles y almas de selecta santidad, de toda clase social. Consideraré que para nada valen las fatigas de los hombres y de los mismos Prelados de la Iglesia para formar sacerdotes santos, y no los formarán nunca, si Dios mismo no los forma, lo que no puede darse si no se sigue aquel remedio soberano indicado claramente por Nuestro Señor Jesucristo, si no se obedece con gran fe, celo y santo entusiasmo a aquel divino mandato salido muchas veces del divino celo del Corazón de Jesús: “Rogate ergo Dominum messis, ut mittat operarios in messem suam”.
     Dedicaré a esta oración incesante, o bien a esta “Rogación Evangélica del Santísimo Corazón de Jesús”, toda mi vida y toda mi energía, y tendré el máximo interés y dedicación, según nuestras constituciones, para que este mandato divino de Jesucristo Nuestro Señor, poco apreciado hasta ahora, sea conocido y seguido en todas partes. Que en todo el mundo los sacerdotes de los dos cleros, todos los prelados de la Iglesia, todas las almas pías, todas las vírgenes consagradas a Cristo, todos los seminaristas, los pobres y los niños, todos, todos oren al Sumo Dios para que envíe muchos y buenos obreros, sin demora, y de uno y otro sexo, como sacerdotes o laicos, para santificación y salvación de toda las almas sin excepción. Estaré dispuesto, con la ayuda del Señor, a cualquier sacrificio, incluso a dar la sangre y la vida, para que esta “Rogación” se haga universal.

22. DARSE SIN RESERVAS.

     Del aprecio y asiduo cultivo de esta Divina Palabra, de la ilimitada obediencia a este mandato divino y del fiel cumplimiento del mismo, reconozco que ha de venir, como inmediata y legítima consecuencia, el que todos nosotros, componentes de este nuestro pequeño Instituto, mientras elevamos súplicas y deseos al Altísimo para que llene la Iglesia y todo el mundo de buenos y evangélicos obreros, es bien justo que procuremos con ardiente celo y con el sacrificio pleno de nosotros mismos, realizarlo también nosotros como obreros evangélicos en la mies del Señor.
     Dicho esto, declaro que no quiero evitar ningún trabajo por la gloria del Señor y por la salud de todas las almas. Si no ardiese de una continua sed de almas, me tendré por infiel, negligente y perezoso y considerando todos los motivos, y con fervientes oraciones y con el continuo trabajo, aún obligándome a mí mismo, suscitaré en mí el hambre y la sed por las almas y  sienta o no vivas, por mi culpa o no, el hambre y la sed, no cesaré, con la Gracia del Señor y con la fuerza de voluntad constante, de trabajar en la mística mies de las almas. Para este fin, en primer lugar procuraré mi santificación, para que pueda trabajar fructuosamente en la santificación y salvación de los demás. Amaré de tal forma las almas, que por la salvación de una sola, consideraré bien empleada mi vida, aunque estuviera llena de sufrimientos, trabajo y sacrificio; teniendo presente aquella enseñanza de los Santos: que Jesucristo Nuestro Señor ama tanto a una sola alma como a todas las demás juntas, y que si en el mundo no hubiese habido sino una sola, por esta alma Nuestro Señor hubiera sufrido la pasión y la muerte. Consideraré que me han sido confiados muchos dones con el carácter y la potestad sacerdotal, y todos me han sido confirmados, y otros me han sido añadidos al ingresar en esta Congregación Religiosa; y si no los empleo todos para la divina gloria y la salud de las almas, el gran día del juicio me serán pedidas severas cuentas por el Justo Juez.

23. SAGRADO CORAZÓN, PASIÓN, ÍNTIMAS PENAS.

     Para enfervorecernos siempre más en el celo de la divina gloria y salud de las almas, para comprender y cumplir exactamente nuestra sublime misión, nuestras Constituciones nos llaman a una particular devoción al Sagrado Corazón de Jesús y a una diaria meditación sobre los misterios de amor y dolor de toda la vida, pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo, pero en modo especial a la meditación profunda sobre las penas íntimas del Sagrado Corazón de Jesús.
     Dicho esto, declaro que en cuanto a la devoción predominante al Sagrado Corazón de Jesús, que se da en esta Congregación, nada más dulce, suave y querido para mi alma. Yo me consagro entero a este Corazón adorable y a todos sus anhelos y deseos santísimos. Todos los intereses de este Divino Corazón quiero que sean los míos propios. Me gloriaré de ofrecerme como amante, hijo, esclavo y víctima de este Divino Corazón, y haré por mi parte todo lo posible para que sea conocido y amado en todo el mundo. Donde me uniré preferentemente a este Divino Corazón para no separarme jamás de El, será en la santísima comunión. Entonces diré: “Jesús es todo mío, y yo soy todo suyo: Tenui eum, nec dimittam”. procuraré vivir de la vida del Santísimo Corazón de Jesús.
     Con tal fin, no descuidaré nunca la meditación diaria, que se hará en común o privado, sobre los misterios de la vida, pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo; y si puedo, añadiré más. De forma especialísima, conforme a la regla de esta Pía Institución de Rogacionistas del Corazón de Jesús, me entregaré a la meditación de las penas íntimas del Corazón de Jesús, es decir, pensaré y reflexionaré en los profundos y escondidos tormentos del Corazón Santísimo de Jesús, desde el primer instante de su Encarnación, ante los pecados del mundo, ante las ingratitudes humanas, ante el detrimento de las mismas almas de los elegidos y especialmente ante la condenación eterna de tantas almas. me hundiré en este abismo inconmensurable de las Penas del Sagrado Corazón, las cuales superan inmensamente incluso aquellas de su Santísima Humanidad, y sobre las que pocos meditan. Me uniré a las penas del Divino Redentor, para sentirlo en mi corazón y Lo contemplaré naufrago y sumergido en el mar de estas penas inefables en el huerto de los olivos.
     A estas meditaciones sobre las penas íntimas del Corazón  Sagrado de Jesús, asociaré siempre la meditación en las penas íntimas del Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen Maria; porque sólo Ella penetró, comprendió y compartió las penas y preocupaciones de Nuestro Señor Jesucristo.
     De estas meditaciones sacaré coraje y fortaleza para todo sacrificio por la inmensa gloria de Dios y por el bien de todas las almas para infinita consolación del Corazón Santísimo de Jesús.

24. EL ESTUDIO.

     Para ser más útil al Instituto y a las almas, como exige el buen cumplimiento del ministerio sacerdotal, amaré y cultivaré el estudio.
     Me dedicaré particularmente al estudio de la teología moral, de la dogmática, del derecho canónigo, de la ascética y de la mística, así como al estudio de la Sagrada Escritura, que me será predilecto. Leeré buenos libros, los de los Santos padres, de santos y doctos escritores, la historia de la Iglesia; huiré del moderno sistema de estudio, que no cultiva el espíritu.
     Todos estos estudios los haré lo mejor que pueda, especialmente para el ministerio de la confesión, de la predicación y de la enseñanza; y siempre por la pura gloria de Dios y por el bien de las almas; teniendo siempre presente el dicho del Espíritu Santo: “Scientia inflat”, y aquel otro del Apóstol: “Oportet sapere usque ad sobrietatem”, y otro del Salmista: “Abominabiles facti sunt in studiis suis”.
     Si tuviera que aprender ciencias o letras profanas, lo haré siempre con santa obediencia y con el claro fin de glorificar a Dios, y por la salud de las almas, cuidándome del excesivo interés que vendría a debilitar el fervor y el santo estudio para adquirir sabiduría y la ciencia de los Santos.
    Si por la gracia de Dios tuviera gusto y tendencia por las bellas artes, me dedicaré igualmente. por cuanto la obediencia me lo permite, y siempre por la gloria de Dios, el bien de las almas y la gloria del Instituto, reconociendo que también las bellas artes dan mucho a estos santos fines y que son talentos que Dios da gratuitamente y que daremos cumplidas cuentas si los dejamos ociosos.

25. HUMILDAD EN EL ÉXITO.

     En el éxito, sea en el estudio sea en las bellas artes, sea en cualquier otra cosa, me cuidaré atentamente del demonio de la vanagloria y de la ambición, así como del amor propio, el cual hace parecer cien veces más lo poco que conseguimos, atribuiré solo a Dios el mérito de todo éxito y a mí el reproche y el convencimiento de que es poco lo que yo hago, y que es culpa mía si no hago más. Y si Jesucristo dice que después de cumplido nuestro deber debemos decir.”Servi inutiles sumus”(Lucas 17,10), ¿qué tendré que decir yo de mí, de aquel poco bien que hago, espiritual, intelectual o temporal, cuando es cierto que hago siempre menos de lo que debería?, diré: “Ut quid terram occupo?”.

26. LA SAGRADA PREDICACIÓN.

     Cuando mis superiores creyesen justo dedicarme a la predicación, preferiré siempre la más humilde, como por ejemplo la evangelización de los pobres y niños, y la instrucción catequética del pueblo. Sea en este tipo de predicación o en cualquier otro, evitaré predicarme a mí mismo y  cuidaré de predicar a Jesús Crucificado. Los temas y argumentos de mis predicaciones, enseñanzas, panegíricos o sermones, serán siempre moralizadores: combatiré el pecado en todas sus formas. Recordaré las máximas eternas, la necesidad de la oración, trataré de los misterios del amor y dolor de Jesús Señor Nuestro, de los Santos Sacramentos, de la Eucaristía. Seré un celosísimo propagador de la comunión frecuente y diaria, como aconseja el decreto de la Santa Congregación del Concilio. Me serviré en la predicación de la Sagrada Escritura de las Sentencias de los Padres y Doctores, de las vidas de los Santos. Propagaré, cuanto me sea posible, la soberana devoción a la Santísima Virgen bajo cualquier advocación, incluidas aquellas de “Nuestra Señora de la Rogación Evangélica” y “Nuestra Señora del Divino Celo”, cuando estas devociones estén permitidas; la gran devoción al Patriarca San José, y la saludable de los Ángeles y de los Santos: entre los Ángeles especialmente la de San Miguel Arcángel, los Siete Ángeles de  
la Presencia Divina, y de los Ángeles de la Guarda. Entre los Santos, la devoción a los Santos Apóstoles, a los Santos Mártires y a los Santos patronos, y entre estos la devoción mundial a nuestro San Antonio de Padua.
     En todas mis predicaciones procuraré ser muy claro, de modo que todos, incluso los niños, y los zafios e ignorantes, me entiendan; si bien a veces el estilo podrá tener algunos trazos santamente elevados a las regiones de lo sobrenatural, en los que, si la palabra no se entiende, sí se comprenderá el espíritu, preferentemente por los sencillos. No predicaré nunca sin haberme preparado, sea con un poco de estudio, según el caso, sea con un poco de oración y concentración en Dios, suplicando interiormente a la Divina Majestad por el éxito de la Divina Palabra. Particularmente invocaré la ayuda de la Santísima Virgen del Buen Consejo y de mi buen Ángel de la Guarda.
     No me aferraré a compensación alguna por la predicación, pero si se me ofreciera, la consignaré fielmente a mis Superiores.

27. EL MINISTERIO DE LA CONFESIÓN.

     Procuraré estar disponible cuanto me sea posible para escuchar las confesiones. Ejercitaré este gran ministerio con gran cuidado y espíritu de sacrificio.
     Con este fin estudiaré lo más a menudo que me sea posible la teología moral, especialmente incidiendo en el “caso Moral” mensual, después de haberlo estudiado bien. Me mantendré al día en lo que se refiere al tratado de las censuras, de los casos reservados al Obispo, de las recientes disposiciones de la Santa Sede acerca de la administración de los Sacramentos, de los ayunos y demás. Confesaré preferentemente a los chicos, a los pobres más abandonados y a los enfermos, y no tendré preferencia en el trato por consideración hacia las personas importantes, si bien para no hacer que la esquiven los que se confiesan muy raramente –sean ricos o pobres- me mostraré siempre dispuesto a acogerlos.
     Seré muy cuidadoso en las confesiones de las mujeres, aunque sean muchachas. No me haré besar nunca la mano, no las miraré a la cara, no las entretendré con discursos largos e inútiles, y tendré presente la conocida amonestación de San Agustín: “Cum mulieribus, sermo brevis et rígidus”.
     Si fuera encargado de confesar a las hermanas del otro Instituto, las Hijas del Divino Celo, estudiaré primero sus Constituciones o Declaraciones, y sabiendo por ellas que es regla de ese Instituto que las penitentes deben realizar ordinariamente en breve tiempo su confesión, no las entretendré largamente, sino que las confesaré en el menor tiempo posible.
     Convencido de las grandes dificultades que comporta el cumplir exactamente con el grande y formidable oficio de la Confesión Sacramental, además de recurrir a menudo al estudio, recurriré también más a menudo al Sumo Dios y a la Santísima Virgen, para que me concedan gracias, luz, ayuda y virtudes para cumplirlo santamente.


28. MI CONFESIÓN.

     Tratando del gran misterio de la Santa Confesión, que yo debería ejercer con los demás, es preciso que considere que es de igual importancia para mí que yo mismo aproveche el gran sacramento de la penitencia para el bien de mi alma. Por eso, según las normas de las Constituciones, no descuidaré nunca el confesarme. Lo haré al menos cada ocho dias, y antes me prepararé convenientemente. Preferiré ordinariamente a los confesores del mismo Instituto, pero por motivos justificados podré pedir también como ordinario un confesor de fuera, aquel que los Superiores quieran asignarme.
     Creyendo que la Confesión no solo fue instituida para borrar los pecados y reconciliarse con Dios, sino que también contribuye  maravillosamente a incrementar la vida espiritual cuando el alma se acerca a ella con las debidas disposiciones, procuraré llevar a los pies del confesor un corazón humilde, contrito, sincero y decidido.
     Me arrodillaré con profunda humildad y dicho el “Confiteor, con voz y corazón compungidos me acusaré de todos mis pecados de pensamiento, palabra y obras, cualquier mínima falta, incluidas las faltas a las presentes declaraciones o a nuestras reglas: y todo esto con las circunstancias agravantes. No me excusaré en ninguna cosa, nada esconderé, aunque sean pecados veniales; en todo me declararé culpable y nunca echaré la culpa a los demás.
     Estimularé en mi corazón el más vivo dolor por las ofensas hechas al Sumo Dios, aunque fueran leves, considerando lo mucho que le desagradan al Señor los pecados del sacerdote aún veniales, y cuán peligrosos son. Me haré el firme propósito de corregirme, como si aquella fuera la última confesión y luego tuviera que morir. Atesoraré las palabras, las amonestaciones y los consejos del confesor, como si me hablara Jesucristo en persona. No descuidaré el ejecutar cuanto antes la penitencia que me haya sido impuesta; y daré las gracias después de la Confesión. Me confesaré cada ocho días, sin embargo, en el caso de que –Dios no lo quiera- hubiese cometido un fallo de cierta  gravedad, no me acostaré sin antes confesarme; y esta promesa quiero hacerla de la forma más explícita y solemne; y no  pudiendo de ninguna forma confesarme al momento, si bien considero que si tengo buena voluntad encontraré el modo de confesarme el mismo día, me concentraré por la noche delante de Jesús Sacramentado con actos de dolor y de amor.
     Además de esto, declaro reconocer que es un gran medio de santificación el confesarse frecuentemente, aún dos o tres veces a la semana; y si esta verdad está firmemente impresa en mi alma, haré todo lo posible para frecuentar este Sacramento más a menudo que cada ocho días, excepto que esto lo hiciera por razón de escrúpulo, en tal caso me atendré a los consejos y a las órdenes del confesor y de los que templan mi conciencia.

29. PERSEVERANCIA EN EL INSTITUTO.

     Entrado en este Piadoso Instituto con mi plena elección, recibido en él mucho cariño, y agregándome a esta familia religiosa, siento el deber de amarla y de considerarla como mi familia espiritual.
     Dicho esto, declaro en primer lugar que quiero a esto mantenerme fiel con fidelidad y amor. Y aunque antes de pronunciar los santos votos perpetuos, cada uno de los congregados sea efectivamente libre de irse, no obstante, yo rehuyo de la idea de abandonar, acordándome de esa palabra de Nuestro Señor Jesucristo: “El que ha puesto la mano en el arado y después se vuelve atrás, no es apto para el Reino de los Cielos” (Lucas 9, 62), y de este otro dicho del Eclesiástico: “Sé constante en el camino que te ha sido propuesto” (17, 24).
     A pesar de esto, si existieran motivos reales para dejar el Instituto antes de los votos perpetuos, tales motivos tendrían que ser un grave relajamiento de la Congregación entera, y no de una sola casa, y en ningún caso pueden ser motivos justificados la dificultad en la observancia de las reglas o de estas promesas, lo incómodo de la santa pobreza, los choques y las contrariedades personales, y los sacrificios que hay que hacer y las fatigas que hay que soportar, las insinuaciones de los demás, la dificultad de tener que aceptar la santa obediencia, el pretexto de la salud y otras excusas parecidas, que reconoceré siempre como tentaciones del enemigo infernal. Para librarme de parecidas tentaciones y ajenas insinuaciones mejor las contaré rápidamente a mis Superiores.
     Me guardaré de otra más grave y peligrosa insidia del demonio: la de pedir consejo a sacerdotes de poca perfección, que no entienden nada de la vida religiosa, por aversión a este Instituto, y no le tienen ninguna confianza.
    En el caso de que se opusieran a mi perseverancia motivos reales de total relajamiento, no haré nada sin antes haber expuesto todo a mis Superiores, sin antes haber rezado mucho al Corazón de Jesús y a la Santísima Virgen María, y sin haber consultado con sacerdotes santos y prudentes, y preferiblemente del clero regular.

30. HACER PROGRESAR EL INSTITUTO.

     Alimentaré y mantendré siempre en mí el afecto a mi Instituto. Todos sus intereses serán los míos. Pondré santo empeño en darlo a conocer, en hacerlo progresar, cuanto humildemente pueda, sea con mis pobres fatigas y sacrificios, sea con mis indignas oraciones, sea con procurar incansablemente mi santificación y la de mis hermanos. Rezaré al Sumo Dios por las buenas vocaciones; y por cuanto podré, según las ocasiones propicias, trataré de fomentar vocaciones según el Corazón de Dios, también hacia el Instituto de las Hijas del Divino Celo. Guardaré con gran celo y fidelidad los secretos del Instituto y los de las personas que a él pertenecen, y esto aún en el caso de que me saliese de él  por motivos justos, como los indicados arriba.

31. LOS DEFECTOS DE LOS HERMANOS.

     Habiendo sabido que es regla rigurosa de este Instituto comunicar fielmente a los Superiores todo lo que en la casa pueda suponer daño espiritual o material, aunque fuera a una sola alma o a una persona, incluidos los defectos de los hermanos, admito y declaro encontrar muy adecuado este punto de las reglas, que por otro lado es esencial para muchos otros Institutos Religiosos. Así, prometo que estaré fielmente dispuesto a contarlo todo a mis Superiores; sin embrago, tratándose de los defectos de otros, lo haré siguiendo estas normas:
1.    Que los defectos sean importantes, habituales, ocultos o inobservados, aunque no sean relevantes.
2.    Que si por una o dos veces puedo yo mismo remediar los defectos ocultos, no relevantes e inobservados, procuraré hacerlo con humilde corrección fraterna; no consiguiéndolo, referiré.
3.    Referiré con espíritu de caridad y recta intención, con sencillez y verdad, jamás con fines personales o por rencor y sin exagerar o añadir nunca nada.
Por lo que se refiere a esta obligación de referir, no me dejaré vencer por consideración humana, o por el vano temor de disgustar al hermano, o de perder su cariño o su estima en el caso de que se enterara o sospechara de lo que he hecho.

32. RELACIÓN ENTRE LAS DISTINTAS CATEGORIAS.

     Puesto que en el Instituto hay diversas categorías de personas, es decir, sacerdotes, hermanos, estudiantes y huérfanos, declaro que mis relaciones con estas diferentes personas se mantendrán  dentro de los límites que me asigne la obediencia a mis Superiores.
     No me entrometeré por mi iniciativa en ningún asunto particular de estas personas, y menos aún en sus tareas, si no tengo el permiso para hacerlo.

33. OBSERVANCIAS DISCIPLINARES.

     No recibiré en el Instituto a personas, conocidos o amigos sin el permiso de los Superiores, ni siquiera presunto, o contra su prohibición. No saldré del Instituto sin su permiso. Al salir del Instituto no me distraeré con vanas compañías, ni haré visitas sin que lo sepan los Superiores, o al menos los tendré informados de todo.
     Al caminar y en el tratar, evitaré la curiosidad inútil, las charlas y todo lo que pueda ser de poca edificación, sino que estaré siempre en presencia de Dios y con conducta de sacerdote y religioso.

34. ESPÍRITU DE PARTIDO.

     Huiré como de la peste del espíritu de partido, considerándolo como el principio de la ruina total del Instituto; y en cuanto lo vea aparecer, lo combatiré con las buenas exhortaciones, con el ejemplo, con mi sacrificio y recurriendo a los Superiores.
     En el caso de que sea llamado a dar mi voto en cualquier relación o en otros asuntos de nuestro Instituto, lo daré en presencia de Dios, según me dicte la conciencia, después de fervientes plegarias y madura reflexión, según lo permita el tiempo, y nunca con espíritu de partido o por humano reparo o por fines personales: suplico a los Sagrados Corazones de Jesús y de María que quieran siempre librar de estas miserias a mí y a mis hermanos en Jesucristo.

35. SANTA INDIFERENCIA EN LOS TRASLADOS.

     No estaré apegado a ninguna casa del Instituto o persona alguna del mismo, sino que con santa libertad de espíritu, buscando tan solo a Dios y el verdadero bien de la Congregación, estaré pronto a aceptar el traslado a cualquier casa del mismo y  cualquier cargo que se me confíe.

36. EN CASO DE ENFERMEDAD.

     En caso de que me sienta enfermo o necesite atención médica, cuidaré de que la enfermedad no sea para mí motivo de relajación. Me entregaré a la caridad de los Superiores y hermanos y no seré ni exigente, ni impaciente, sino que pensaré que incluso en caso de enfermedad el siervo del Señor tiene que observar la santa pobreza, tiene que aceptar el sufrir alguna estrechez o algún abandono como permitido por Dios, y debe dar mejor ejemplo que  cuando está sano, porque el buen soldado se prueba en la lucha.

37. ACEPTACIÓN DE EVENTUALES MODIFICACIONES.

     Suscribo plenamente estas declaraciones y promesas, después de haberlas examinado durante largo tiempo y haberlas reflexionado atentamente, reconociendo que en ellas se contiene el espíritu del Instituto y de nuestras Reglas y Constituciones.
     Declaro desde ahora aceptar cualquier añadido o modificación que en el futuro pueda hacerse a las actuales declaraciones, por parte de la legítima autoridad, con el fin de mejorarlas y adaptarlas a la observancia y mayor eficacia en beneficio del Instituto y de sus miembros; y para cualquier otra cosa aquí no prevista me atendré a la obediencia, a los avisos, a las advertencias de los Superiores y a los usos y costumbres del Instituto.
     Con la misma docilidad prometo aceptar las Reglas y Constituciones que se pongan en el futuro por parte de las legítimas autoridades, para que se observen por los componentes de este pío Instituto.

38. LEER LAS DECLARACIONES.

     Tendré siempre conmigo la copia que me entregaron de las presentes declaraciones y promesas; y las leeré gradualmente cada día, al menos un artículo cada vez, con atención y detenimiento, adecuando a ellas mi comportamiento; y cuando se lean en común estaré igualmente atento y presuroso por sacar provecho de ellas.

39. OBLIGACION DE LAS DECLARACIONES.

     Por lo que se refiere a la obligación en conciencia bajo pecado sobre la observancia de las presentes declaraciones, me conformo con lo que declaran a este respecto todas las Constituciones de los otros Institutos Religiosos, escritas también por Santos; ellos afirman que las Reglas de por sí no obligan bajo pecado. Por ejemplo: en orden al silencio en ciertas horas, a la mortificación, vida comunitaria, etc., cuya omisión implicaría solo venialidad.
     A pesar de eso se que todos los santos escritores, entre ellos San Francisco de Sales y San Alfonso de Ligorio, doctores de la Iglesia y Fundadores, enseñan que a las reglas se puede faltar incluso gravemente en los siguientes casos:
1.    Si se quebrantan aquellos puntos que coinciden con la misma ley divina, natural o positiva eclesiástica: como sería la obligación del buen ejemplo al celebrar piadosamente los Santos Misterios o el observar el ayuno prescrito por la Iglesia.
2.    Cuando las reglas se infringen por menosprecio.
3.    Cuando la trasgresión reiterada de las reglas produce escándalo o desorden continuado en la comunidad.
4.    Cuando el trasgresor, por sus reiteradas trasgresiones, se pusiera en peligro de perder la vocación y de caer en faltas graves.
Con estas premisas, declaro que si alguna vez, por humana fragilidad o instigación del diablo faltara contra alguna de las presentes declaraciones o promesas, ruego desde ahora a mis Superiores que me adviertan y me amonesten, y, necesitándolo, me reconvengan estas promesas y declaraciones suscritas por mí, declaraciones que permanecen en su poder como documento que yo, al entregarlo a ellos, es como si lo hubiera entregado en las mismas manos de Jesucristo Señor mío. Y en el caso de que me atreviera a contradecir las advertencias y amonestaciones que me hagan los Superiores, o intentara excusarme, y por último infringiera esta sagrada alianza, declaro ya desde ahora que esto ocurriría únicamente por mi culpa, por ofuscamiento de mi mente, por instigación diabólica, por mi mera soberbia, cualesquiera que sean mis falaces razones, sofismas y subterfugios con los que intentara justificarme. Además repito aquí lo dicho de pasada en el artículo 28, es decir, que en caso de que trasgrediera las presentes declaraciones y promesas, será motivo de confesión para mí.

40. REZAR POR LA PERSEVERANCIA.

     Finalmente, sintiendo una gran necesidad de la ayuda de Dios para observar estas santas promesas y perseverar fielmente en ellas hasta el final de mi vida, yo ruego humilde y encarecidamente a mis Superiores y a mis compañeros que pidan por mí al Señor Jesús y a la Virgen  la ayuda divina, así como yo también me propongo pedirla a Dios Misericordioso; más aún, pongo desde ahora esta intención cada vez que rece el Oficio Divino o que celebre la Eucaristía, como también en el rezo del rosario y también en cada obra de caridad, que por la gracia de Dios haré en este Instituto, y en todo sufrimiento que el Señor me envíe.
     Declaro reconocer que esta ayuda de Dios nunca me faltará mientras yo tenga estas intenciones y persevere en la buena voluntad; faltando ésta, todo se perdería únicamente por mi culpa: “¡Quod Deus advertat!”.


      Estas declaraciones y promesas fueron míseramente escritas por mí en San Pier Niceto, durante la novena de la Asunción de la Virgen, y acabadas precisamente el día quince de agosto de 1.910, lunes, a las 4 de la tarde.
      Laus Deo et Mariae.

                                                                   Sacerdote indigno
                                                             María Aníbal Di Francia

Imprimir

Apóstol de la Divina Voluntad

San Aníbal María de Francia
Apóstol de la Divina Voluntad

Fuente: Biografía de la Sierva de Dios Luisa Piccarreta escrita por el Padre Pedro Rubio hdv.

“Cuando todo lo haya completado confiaré a mis ministros mi reino, a fin de que como segundos apóstoles del reino de mi Voluntad hagan de anunciadores. ¿Crees tú que sea casualidad la venida del Padre Di Francia, que muestra tanto interés y que ha tomado en serio la publicación de lo que se refiere a mi Voluntad? No, no, lo he dispuesto yo, es un acto providencial de la Suprema Voluntad que lo quiere como primer apóstol del Fiat Divino y anunciador de él, y como es fundador de una obra es más fácil que se acerque a obispos, sacerdotes y personas, y también en su mismo instituto para anunciar el reino de mi Voluntad, y por eso lo asisto tanto y le doy luz especial, porque para entender mi Voluntad se necesitan gracias grandes y no pequeñas luces, sino un sol, para comprender una Voluntad Divina, Santa y Eterna, y gran disposición por parte de a quien le viene confiado este oficio.” (Jesús a la Sierva de Dios Luisa Piccarreta. Volumen 20, Noviembre 6 de 1926).



Las enseñanzas que Nuestro Señor le dio a la Sierva de Dios Luisa Piccarreta sobre la Divina Voluntad, lucieron que en el P. Aníbal su espiritualidad fuera asumiendo una nueva característica, que llegó a transformar toda su vida interior, por lo que bien podemos decir que fue uno de los primeros Hijos de la Divina Voluntad y por lo tanto uno de los primeros apóstoles de la Divina Voluntad.

El P. Aníbal conoció a Luisa por el año de 1910, y por 17 años esta amistad espiritual se fue intensificando siempre más, como veremos, hasta el día de su nacimiento al cielo el 1 de junio de 1927.

Se le encontraba muy frecuentemente en casa de Luisa, de quien era confesor extraordinario, y en sus últimos años, fue designado por el Arzobispo de Trani director en todo lo que se refería a sus escritos, en vista a su publicación, y por tanto fue nominado Censor Eclesiástico de la Arquidiócesis de Trani-Barletta-Bisceglie.

Así mismo fue el primero que dio inicio a la publicación de los escritos de Luisa, siendo el primero de estos el libro de «Las Horas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo », escrito por Luisa hacía los años de 1913-1914, y del cual el Beato Aníbal hizo cuatro ediciones (1915, 1916, 1917, 1921) todas con el nihil Obstat y el Imprimátur.

Las horas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo

A la izquierda, portada del libro « Orologio de la Passione di Nostro Signore Gesú Cristo», del que fuera la primera edición publicada en 1915, por San Aníbal María de Francia, traducido al español como «Las Horas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo».

Entre los testimonios que conservamos de su relación con Luisa se encuentran sobre todo varias cartas escritas por san Aníbal a Luisa durante los dos últimos años de su vida (1925-1927), de donde tomaremos algunos párrafos para mostrarles cómo la Divina Voluntad se fue haciendo camino en su alma.

En todas sus cartas el P. Aníbal refleja claramente cómo la Divina Voluntad pasó a ser el centro de su vida, de su espiritualidad y su única razón de existir; he aquí algunos párrafos que lo evidencian:

« Actualmente en mi meditación de la mañana—escribe—, además de las “Horas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo”, leo con mucha calma y reflexión dos o tres capítulos de sus escritos sobre la Divina Voluntad y las impresiones que recibo son intimas y profundas. Yo veo en ellos una ciencia sublime y divina, aunque aún no la he podido penetrar totalmente por mi falta de inteligencia. Son escritos que es necesario que ya se den a conocer al mundo. Creo que harán muchísimo bien. Por cuanto sublime es esta ciencia de la Divina Voluntad, tanto más estos escritos dictados por el cielo, presentan más clara y pura esta doctrina. Y según mi parecer ninguna inteligencia humana habría podido formularlos ».

« Sigo leyendo sus escritos: son siempre revelaciones sublimes, comparaciones dignas del Divino Creador; como por ejemplo la del latido del corazón comparado al acto único del Fiat Divino ».

Y cuando decimos que la Divina Voluntad llegó a polarizar del todo su espiritualidad y toda su vida tanto interna como externa, no es que sea nuestro modo de ver sino que son palabras suyas. Y esto podemos verlo en el siguiente párrafo, de donde también se puede deducir claramente hasta donde quiere llegar la Divina Voluntad en las almas en las cuales quiere reinar:

« Sepa que yo ya no me ocupo casi para nada de mis institutos desde que me he dedicado totalmente a la grande obra de la Divina Voluntad. Hablo de ella con personas espirituales, me entretengo sobre este asunto con quien mejor puedo, hago la mayor propaganda que puedo, incluso en mis institutos ... »

El Padre di FranciaEl Padre Aníbal, conforme iba penetrando en la espiritualidad de Luisa, se iba dando cuenta de la necesidad de dar a conocer al mundo todos los escritos que Nuestro Señor le había hecho escribir a Luisa sobre la Divina Voluntad, para que el Reino de Dios apresurara su venida sobre la tierra y que la Divina Voluntad se hiciera como en el cielo así en la tierra; por lo que la Divina Providencia quiso que fuera nombrado no solamente director espiritual en todo lo referente a los escritos de Luisa y a su publicación, sino también Censor eclesiástico de éstos:

« Su Excelencia Mons. Arzobispo me ha dado autoridad sobre ud. en lo que respecta a sus escritos y a su publicación, es decir, de dirigirla a ud. y de ocuparme de la publicación de sus escritos. "Pues lo creo justo" me dijo el señor Arzobispo.

Estas facultades abrazan todo lo que ha escrito ud. hasta ahora y lo que escribirá en el futuro.

El Señor Arzobispo se ha complacido en poner en mí tanta confianza para este trabajo—habiéndolo así dispuesto Jesús bendito—, que me nombró Revisor Eclesiástico para las publicaciones de sus tres Diócesis, y llegó hasta comprometerse a poner con su autoridad el Imprimátur a mi Nihil Obstat.

Por todo esto puede ud. concluir muy bien que todo ha sido Voluntad de Dios, y que ud. en todo lo que respecta a sus escritos, sean presentes que futuros, está perfectamente bajo mi exclusiva obediencia. »

Y así dándose cuenta de toda la importancia de dichos escritos de cielo, le impone a Luisa una dura obediencia que ya hasta aquel entonces Luisa había cumplido fielmente por orden de sus confesores, pero que desde ahora se haría más dura para ella:

« Desde hace algunos días leyendo sus escritos me llamaba la atención la notable distancia que pasaba entre un capítulo y otro. A veces ud. pasa 10 o 15 días sin escribir. Y me preguntaba: ¿pero es posible que en estos grandes intervalos no haya pasado nada entre el alma y Jesús? ¿Es que cesan por tanto tiempo las comunicaciones? ¿Que no hay nada que referir en esos períodos? ¡Quién sabe cuántas cosas calla el alma!
Y mientras estaba pensando esto, me sucede que me encuentro en el capítulo del 4 de Mayo de 1906 del volumen VII y leo estas palabras que Jesús le dice:

“Hija mía, quiero que seas más precisa, más exacta, que manifiestes todo cuando escribes, porque muchas cosas las sobrepasas, a ti te sirven aunque no las escribes, pero muchas cosas que tú descuidas deberán servirles a los demás.” »

« Así pues—escribe el Padre—, en vista de la Divina Voluntad que aquí se manifiesta y que tantas veces se ha manifestado de igual modo, yo, a nombre de Jesús y por la autoridad que me ha sido conferida por vuestro superior eclesiástico, le doy la absoluta y enérgica obediencia de que día por día, noche por noche, vez por vez, escriba con precisión totalmente todo lo que sucede entre ud. y Jesús, aunque sean las cosas más íntimas. Fíjese bien que no sólo las palabras que Jesús le dice debe escribir exactamente, sino que también las luces infusas, incluso lo que le hace comprender sin hablarle... »

« Quiero decirle para tranquilizar su conciencia, que la obediencia de escribir todo no es bajo pecado grave, sino sólo para complacer mayormente a Jesús adorable y para su mayor gloria, para su santificación y para el bien de las almas. Pero cuando descuide totalmente de escribir, la culpa será grave».

En vista de esta nueva obediencia, si hasta entonces ya Luisa escribía tantísimo, de ahora en adelante sus escritos se multiplicarán mayormente, pues con toda fidelidad Luisa nunca descuidó esta obediencia; aunque en muchas ocasiones le costó tanto, sobre todo por tener que escribir cosas muy íntimas de sí misma, como varias veces se lee en sus escritos. Escribe el Padre:

« La señora obediencia le impone a ud. que escriba todo, todo cuanto el Señor le revela, nada se le debe escapar. Es palabra de la sabiduría increada y una sola palabra vale más que todo el universo. Así pues, no le es lícito descuidar ni siquiera una sola sílaba. Si no es ud. exacta en esta obediencia haré que le sea dada mayor autorización de parte de su Arzobispo ».

Siendo ya Censor Eclesiástico de la Arquidiócesis de Trani, escribe el Santo:

« Ayer viernes primero del mes dedicado al Sagrado Corazón de Jesús, le doy la noticia de que le presenté a Nuestro Señor el Volumen 3 que terminé de revisar totalmente. Después entré a la sacristía y lo firmé con mi “Nihil Obstat” con la autoridad que me ha dado el Señor Arzobispo de Trani, nombrándome Censor Eclesiástico de sus tres diócesis.

De este modo se abre la autorización para publicar al mundo entero estos libros dictados por Nuestro Señor sobre la Divina Voluntad. Una vez que termine de revisar los demás volúmenes que no he leído les pondré mi “Nihil Obstat” y se los presentaré al Señor Arzobispo, para que, como me lo prometió, les ponga su “Imprimatur” a cada uno, como también a los que ya había yo revisado y que ud. los tiene. De este modo todo estará listo para el futuro, quien sabe de quien se quiera servir Nuestro Señor.

¿Se da ud. cuenta cómo aparece bien delineado el plan del cielo con la aprobación eclesiástica de estos escritos? ¿Quién puede ponerle resistencia al Querer Divino? »

« El Señor Arzobispo les ha puesto ya su “Imprimatur” a otros 7 volúmenes de sus escritos; yo en tanto estoy terminando el volumen 2, el 6 y el 5. Verdaderamente el Señor la ha conducido a ud. con inmensa bondad y caridad ».

« Estoy terminando el volumen 11 que está lleno de Divina Voluntad y con éste estarán listos los otros 7 volúmenes que me faltaban terminar para que el Señor Arzobispo les pusiera su Imprimátur. Apenas estén listos les pondré mi Nihil Obstat, y mandaré a un hermano laico a Trani a ver al Arzobispo, para que les ponga el Imprimátur. Así se habrá proveido este hecho importantísimo de obtener la aprobación eclesiástica para cualquier evento futuro. Será un punto superado por el cual debemos darle gracias a Nuestro Señor con inmensa gratitud.»

Pero ahora veamos cual era la intención del P. Aníbal. Como veremos tenía en mente publicar todos los volúmenes que Luisa había escrito hasta entonces (diecinueve) y para esto puso a trabajar a sus mismos hijos de las dos congregaciones fundadas por él.

Casi inmediatamente después de haber conocido a Luisa, y mucho antes de conocer sus demás escritos, llegó a publicar uno de sus libros: "Las horas de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo" ya mencionado anteriormente.

Cuatro ediciones llegó a hacer de este libro, siempre más numerosas. Le llegaban pedidos de toda Italia y hasta de varias partes del extranjero, de 50 y hasta de 100 copias, como lo hizo “una de las más renombradas librerías editoras del Vaticano, ¿cómo lo han llegado a saber?—decía—Es el buen Dios que trabaja”.

Uno de los hechos que más recordamos fue el de aquella ocasión, lo cuentan varios testigos, en que habiéndole el P. Aníbal, llevado el libro de las Horas de la Pasión al Santo Padre San Pío X —quien en varias ocasiones lo recibió privadamente, como también los Papas Benedicto XV y Pío XI—, mientras se lo enseñaba le leyó algunas páginas, cuando a un cierto momento el Papa lo interrumpió diciendo: “Así no, Padre; es de rodillas que se debe leer este libro, es Jesucristo quien habla.”

De este litro más tarde se hicieron otras dos ediciones en italiano, y dos más en alemán (¡de 25,000 ejemplares cada una!), y se prepararían ya las ediciones en francés, portugués, español, inglés y polaco.

Y así, cuando empezó a conocer los demás escritos de Luisa, conforme iba penetrando su espiritualidad, su profundidad, su importancia capital y la necesidad absoluta de dar a conocer al mundo entero sus volúmenes sobre la Divina Voluntad—se trataba nada menos que del Reino de Dios sobre la tierra, del reino de su Santísima Voluntad—. El mismo, entonces, se puso a la cabeza de la obra de la publicación de todos los volúmenes de Luisa y aunque la empresa era gigantesca, como lo decía él mismo, con generosidad y pleno abandono en manos de la providencia puso manos a la obra; primero revisándolos para obtener el "Nihil Obstat" y el "Imprimatur" como ya vimos y luego emprendiendo la obra de la publicación.

De los siguientes párrafos podemos concluir hasta qué punto y hasta qué grado de interés llegó el Beato. Sobra decir que sus intenciones eran verdaderamente grandes.

« La publicación de toda la obra será de 25,000 ejemplares, y puesto que la obra será bastante voluminosa por ser el Verbo Divino quien habla y es la Palabra Substancial del Padre Eterno, así podrá ud. comprender cuanto llegará a ser el gasto. Pero ciertamente no le faltan medios al gran tesorero celestial, aunque llegue a costar un millón de liras (una cantidad enorme de dinero para aquellos tiempos) ».

San Aníbal María de Francia« Este trabajo no solamente es grande por todo lo que le he dicho, sino que también tenga ud. presente que se trata de 25,000 ejemplares de toda la obra, de todos los volúmenes presentes y futuros, y por lo tanto costará millones de liras.

Le aseguro que la edición tendrá una presentación muy bonita; espero mandarle dentro de poco las primeras hojas para que las vea ».

« Ayer, escribiéndoles a mis tipógrafos de Oria, habiéndome escrito ellos para decirme que para poder ir más aprisa tendrían necesidad de comprar en la fábrica nuevos caracteres tipográficos, yo les respondí que los compraran. ¡Oh, si yo me encontrara en pleno vigor como en mi juventud, volaría a Oria para dedicarme yo mismo a hacer este divino trabajo! »

Pero la rabia del demonio no podía dejar de hacerse sentir queriendo meter su pezuña para hacer todo lo posible por no dejar que se publicaran estos escritos que tanto bien harán.

Así escribía el Padre Aníbal unos meses antes de morir:

« He entrado en un estado moral y espiritual en el que me parece como que veo o siento la obra demoníaca del enemigo infernal. De noche y de día me asaltan haciéndome sentir desanimado y oprimido; siento en mí abandonos y desolaciones profundas, en fin, un estado interior tan lleno de angustia y penoso, que jamás he sentido una cosa igual.
A mi me parece que se está cumpliendo lo que ud. me escribió, es decir, que los demonios estaban llenos de rabia al verme ocupado en esta obra de la publicación de sus escritos. Y puesto que no pueden hacer nada contra mí externamente, ya que no camino por esos caminos, obran en mi interior para abatirme y hacer que mi salud ceda.
En todo esto me parece ver también que Dios lo está permitiendo todo para purificar mi alma de un modo muy singular, tal vez precisamente para la gran obra de la publicación de sus escritos ».

« Esta noche la he pasado malísimo física y espiritualmente; fue una hora penosísima: ¡no encontraba descanso alguno! El enemigo infernal me metía un pensamiento: “deja esta publicación; ojalá y nunca hubiera empezado”; pero yo le decía al enemigo: “¡No, no, no!” y bendecía a Jesús ».

« No le digo cómo es que siento temblar al demonio; es más, a muchos demonios, por eso hago continuos exorcismos en el nombre de Jesús ».

« Otra señal de que es de Dios, es la guerra tremenda que el enemigo me ha hecho para abatirme, permitiéndolo Dios, para que no iniciara mis oraciones en la Divina Voluntad ».

Y en este párrafo que sigue podemos ver hasta que punto llegó el demonio para tratar de evitar que se publicaran los sublimes escritos de la Divina Voluntad:

« Le digo en el máximo secreto, que el demonio para abatirme, tomó la forma de una persona que conocemos para traerme noticias muy impresionantes y por las cuales me vinieron una especie de palpitaciones que estuvieron por matarme, pero después se descubrió el engaño.

El enemigo me sugiere: “¿No ves que esta publicación te está llevando a la tumba? ¿Porqué te metiste en esto?” »

Pero el Padre Aníbal fue siempre fiel a la Divina Voluntad y nunca desistió, su vida se había transformado; y aunque se encontraba en medio de una guerra con el demonio, él seguía perseverando, especialmente en su interior; así escribe poco antes de morir:

« Puesto que hasta ahora casi todas las noches duermo poquísimo a causa del insomnio y de aflicciones morales, opresiones, aprensiones, etc., un hermano laico, pacientísimo, ha estado velando todas las noches junto a mi cama y me reza las oraciones de la Divina Voluntad ».

La estima y el aprecio que tenía de Luisa era altísimo; bien se daba cuenta de la “gran obra de la Divina Voluntad” (como él decía) que Dios estaba haciendo en Luisa para bien de toda la humanidad:

« He tenido presente que todas mis aflicciones son amor de Jesús que está obrando en mí. Sus consejos y sugerencias me llenan de consuelo, pero yo todavía soy un niño en esta grande ciencia de la Divina Voluntad. Le agradezco muchísimo el ánimo que me infunde ».

« Ud. me confió una vez que Jesús en cierta ocasión le ofreció el don de hacer milagros y que ud. lo rechazó; ahora bien, pídale a Nuestro Señor con fe y amor, que al menos pueda ud. obrar el milagro de devolverme la salud. Esto se lo pido por esos 19 volúmenes que quiero publicar; ¡Oh, cómo será aniquilado el infierno! »

En fin, la obra del Padre Aníbal terminó con su muerte. No sin dejarnos otro signo profético que tomado de los escritos de Luisa quiso él haberle dado cumplimiento; aunque los planes del Señor eran otros. Pero seguramente, sabiendo él que todo era obra de Dios, ahora, desde el cielo ha de estar gozando de su realización: es decir, “Los Hijos de la Divina Voluntad.”

« En la tipografía de la casa madre de Messina (Sicilia, su ciudad natal y en donde nacieron todas sus obras), se está imprimiendo un trabajito sobre la Divina Voluntad que yo creo tendrá un gran efecto y le será muy grato a Nuestro Señor: es la Pía Unión Universal Espiritual que tendrá el título de Hijos de la Divina Voluntad. Será instituida en modo simplísimo; no se tendrán regis¬tros, reglas, ni pagos u obligaciones de conciencia. Impri¬miremos con la ayuda del Señor cientos de miles de inscripciones; y si el Señor se digna devolverme la salud las traduciremos en muchos idiomas y las difundiremos en muchas naciones ».

« No sé si se acuerda usted que en una ocasión vio como que de Nuestro Señor salió un quejido lleno de angustia que penetró cielos y tierra a causa de los pecados del hombre; y poco después mandó un gritó de alegría que penetró también cielos y tierra, y Jesús le dijo que él esta¬ba tan contento porque veía aparecer en el mundo a los hijos de la Divina Voluntad ».

« No teniendo esta Pía Unión ninguna regla, pueden perte¬necer a ella toda clase de personas: hombres, mujeres, re¬ligiosos, laicos u obispos, etc. »...

En conclusión podemos decir que el Padre Aníbal sem¬bró una semilla que tomó de Luisa "La pequeña hija de la Divina Voluntad" e hizo todo lo que estaba de su parte y que entraba dentro del plan de Dios, para esparcirla por todo el mundo. Desgraciadamente en aquel entonces, después de muerto, los miembros de las dos comunidades religiosas que fundó no se tomaron ningún cuidado de continuar la obra que el mismo Padre Aníbal les encomendó que terminaran, como lo testimonia el siguiente párrafo:

« Al canónico V., un queridísimo sacerdote mío, y a mis jóvenes sacerdotes les he ido explicando cual es mi idea para la publicación de esta grande obra; y puesto que son muy inteligentes y de buen espíritu, ellos podrían ser mis sucesores en esta grande obra si el Señor me llegara a llamar; y proseguirían mi trabajo con mis mismos métodos y con el mismo sistema que yo he estado siguiendo ».

No obstante, como ya dijimos, ellos no siguieron haciendo lo que les encargó.

+ + +

Claramente se ve que el Padre Aníbal debía ser como el iniciador, el pionero de la Divina Voluntad, que habría de preparar el camino para el reconocimiento de parte de la autoridad eclesiástica con el “Nihil Obstat” y el “Imprimatur” de los volúmenes y por lo tanto de todo su contenido. Es decir de todo aquello que Nuestro Señor le había comunicado a Luisa, haciéndole vivir plenamente lo que le enseñaba: el Reino de la Divina Voluntad como en el cielo así en la tierra; el gran deseo de Nuestro Señor de darles a todos sus hijos el Don más grande que existe sea en el cielo que en la tierra: el Don de la Divina Voluntad; la posibilidad de que la criatura regresara « al orden, a su puesto y a la finalidad para la que fue creada por Dios ».

Por todo esto la canonización del Padre Aníbal María di Francia ha tenido un significado más que profético; es como el inicio de la manifestación gloriosa del Reino de la Divina Voluntad en un modo visible, por cuanto a criatura es posible, y evidentemente conforme a la disposición de cada uno de nosotros, de querer morir totalmente a nuestra voluntad humana para vivir siempre y solo de Voluntad Divina.

Y con toda firmeza esperamos que pronto Luisa sea glorificada también aquí en la tierra, plenamente conscientes de que la verdadera glorificación de Luisa será que la Divina Voluntad reine y domine como en su trono real en nuestras almas.

Imprimir

San Anibal Maria Di Francia

San Aníbal de Francia, joven

Nació en Messina el 5 de julio de 1851 de la noble señora Anna Toscano y del caballero Francisco, marqués de S. Caterina dello Ionio, Vicecónsul Pontificio y Capitán Honorario de la Marina. Tercero de cuatro hijos, Aníbal quedó huérfano, tan sólo a los quince meses por la muerte prematura del padre. Esta amarga experiencia infundió en su ánimo la particular ternura y el especial amor a los huérfanos, que caracterizó su vida y su sistema educativo.


Desarrolló un grande amor hacia la Eucaristía, tanto que recibió el permiso, excepcional para aquellos tiempos, de acercarse cotidianamente a la Santa Comunión. Jovencísimo, delante del Santísimo Sacramento solemnemente expuesto, recibió lo que se puede definir «inteligencia del Rogate»: es decir, descubrió la necesidad de la oración por las vocaciones, que, más tarde, encontró expresada en el versículo del Evangelio: «La mies es mucha pero los obreros son pocos. Rogad (Rogate) pues al dueño de la mies, para que envíe obreros a su mies» (Mt 9, 38: Lc 10, 2). Estas palabras del Evangelio constituyeron la intuición fundamental a la que dedicó toda su existencia.

De ingenio alegre y de notables capacidades literarias, apenas sintió la llamada del Señor, respondió generosamente, adaptando estos talentos a su ministerio. Terminados los estudios, el 16 de marzo de 1878 fue ordenado sacerdote. Algún mes antes, un encuentro «providencial» con un mendigo casi ciego lo puso en contacto con la triste realidad social y moral del barrio periférico más pobre de Messina, las llamadas Casas de Avignone y le abrió el camino de aquel ilimitado amor hacia los pobres y los huérfanos, que llegará a ser una característica fundamental de su vida.

Con el consentimiento de su Obispo, fue a habitar en aquel «gueto» y se comprometió con todas sus fuerzas en la redención de aquellos infelices, que, se presentaban, ante su vista, según la imagen evangélica, como «ovejas sin pastor». Fue una experiencia marcada por fuertes incomprensiones, dificultades y hostilidades de todo tipo, que él superó con grande fe, viendo en los humildes y marginados al mismo Jesucristo y realizando lo que definía: «Espíritu de doble caridad: la evangelización y la ayuda a los pobres».

En 1882 dio inicio a sus orfanatos, que fueron llamados antonianos porque fueron puestos bajo la protección de San Antonio de Padua. Su preocupación no sólo fue la de dar pan y trabajo, sino y, sobre todo, la de educar de forma integral a la persona teniendo en cuenta el aspecto moral y religioso, ofreciendo a los asistidos un verdadero clima de familia, que favorece el proceso formativo para hacerles descubrir y seguir el proyecto de Dios. Hubiera querido abrazar a los huérfanos y a los pobres de todo el mundo con espíritu misionero. Pero, ¿cómo hacerlo? La palabra del Rogate le abría esta posibilidad. Por eso escribió: « ¿Qué son estos pocos huérfanos que se salvan y estos pocos pobres que se evangelizan frente a millones que se pierden y están abandonados como rebaño sin pastor?... Buscaba un camino de salida y lo encontré amplio, inmenso en aquellas adorables palabras de nuestro Señor Jesucristo: Rogate ergo... Entonces me pareció haber hallado el secreto de todas las obras buenas y de la salvación de todas las almas».”

Aníbal había intuido que el Rogate no era una simple recomendación del Señor, sino un mandado explícito y un «remedio inefable». Motivo por el cual su carisma es de valorar como principio animador de una fundación providencial en la Iglesia. Otro aspecto importante para hacer resaltar es que él precede a los tiempos en el considerar vocaciones también aquellas de los laicos comprometidos: padres, maestros y hasta buenos gobernantes.

Para realizar en la Iglesia y en el mundo sus ideales apostólicos, fundó dos nuevas familias religiosas: en 1887 la Congregación de las Hijas del Divino Celo y diez años después la Congregación de los Rogacionistas. Quiso que los miembros de los dos Institutos, aprobados canónicamente el 6 de agosto de 1926, se comprometieran a vivir el Rogate con un cuarto voto. Tanto que Di Francia escribió en una súplica del 1909 a S.S PíoX: «Me he dedicado desde mi primera juventud a aquella santa Palabra del Evangelio: Rogate ergo. En mis mismos institutos de beneficencia se eleva una oración incesante, cotidiana de los huérfanos, de los pobres, de los sacerdotes, de las sagradas vírgenes, con la que se suplican a los Corazones Santísimos de Jesús y María, al Patriarca S. José y a los Santos Apóstoles para que quieran proveer abundantemente a la Iglesia de sacerdotes elegidos y santos, de obreros evangélicos de la mística mies de las almas».

Para difundir la oración por las vocaciones promovió numerosas iniciativas, tuvo contactos epistolares y personales con los Sumos Pontífices de su tiempo; instituyó la Sagrada Alianza para el clero y la Pía Unión de la Rogación Evangélica para todos los fieles. Creó el periódico con el significativo título «Dios y el Prójimo» para implicar a los fieles a vivir los mismos ideales.

«Es toda la Iglesia—escribe él—que oficialmente tiene que rezar por este fin, ya que la misión de la oración para obtener buenos obreros es tal que ha de interesar vivamente a cada fiel, a todo cristiano, que le preocupe el bien de todas las almas, pero en particular a los obispos, los pastores del místico rebaño, a los cuales fueron confiadas las almas y que son los apóstoles vivientes de Jesucristo». La anual Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, instituida por Pablo VI en 1964, puede considerarse la respuesta de la Iglesia a esta intuición suya.

San Aníbal de Francia, sus últimos díasGrande fue el amor que tuvo por el sacerdocio, convencido que sólo mediante la obra de los sacerdotes numerosos y santos es posible salvar a la humanidad. Se comprometió fuertemente en la formación espiritual de los seminaristas, que el arzobispo de Messina confió a sus cuidados. A menudo repetía que sin una sólida formación espiritual, sin oración, «todos los esfuerzos de los obispos y de los rectores de los seminarios se reducen generalmente a una cultura artificial de sacerdotes...». Fue él mismo, el primero, en ser buen obrero del Evangelio y sacerdote según el corazón de Dios. Su caridad, definida «sin cálculos y sin límites», se manifestó con connotaciones particulares también hacia los sacerdotes en dificultad y las monjas de clausura.

Ya durante su existencia terrenal fue acompañado por una clara y genuina fama de santidad, difundida a todos los niveles, tanto que cuando el 1 de junio de 1927 falleció en Messina, confortado por la presencia de María Santísima, que tanto había amado durante su vida terrenal, la gente decía: «Vamos a ver el santo que duerme».

Los funerales fueron una verdadera y propia apoteosis, que los periódicos de la época puntualmente registraron con artículos y con fotografías. Las autoridades fueron solícitas en otorgar el permiso de enterrarlo en el Templo de la Rogación Evangélica, que él mismo había querido y que está dedicado precisamente al «divino mandato»: «Rogad al Dueño de la mies para que envíe obreros a su mies».

Las Congregaciones religiosas fundadas por el Padre Aníbal están hoy presentes en los cinco Continentes comprometidas, según los ideales del Fundador, en la difusión de la oración por las vocaciones a través de centros vocacionales y editoriales y en la actividad de los institutos educativos asistenciales a favor de niños y muchachos necesitados y de sordomudos, centros nutricionales y de salud; casas para ancianos y para madres solteras; escuelas, centros de formación profesional, etc.

La santidad y la misión de Padre Aníbal, declarado «insigne apóstol de la oración por las vocaciones», son hoy profundamente apreciadas por quienes se han compenetrado de las necesidades vocacionales de la Iglesia.

El Sumo Pontífice, Juan Pablo II, el 7 de octubre de 1990 lo proclamó beato y lo definió: «Auténtico precursor y celoso maestro de la moderna pastoral vocacional». Luego, el 16 de Mayo de 2004, fue declarado Santo.

El 16 de Mayo de 2004 el mimo Papa lo proclamo Santo en el curso de una emotiva ceremonia celebrada en la plaza de San Pedro del Vaticano.

Imprimir

Presencia en el mundo

Congregaciones y Familia del Rogate

Pese a las dificultades en el barrio de Avignone, hombres y mujeres atraídos por el carisma de San Aníbal quisieron unirse ya entonces a su apostolado.

De esta manera, y pese a los grandes obstáculos con los que se encuentra para llevar a cabo este proyecto, el 17 de marzo de 1887 se funda la congregación femenina: Las Hijas del Divino Celo. Y el 16 de mayo de 1897, la congregación masculina: los Rogacionistas del Corazón de Jesús. No obstante, no es hasta el 6 de agosto de 1926 y tras serias dificultades, la fecha en que el arzobispo de Mesina aprueba las dos congregaciones fundadas por el P. Aníbal.

San Aníbal María con la congregación masculina

Tanto la vocación como la misión de los Rogacionistas tiene como principio la experiencia humana, espiritual y apostólica de San Aníbal María Di Francia que, bajo la guía del Espíritu Santo, vivió por y para los niños y pobres de las casas de Avignone, en Mesina.

Ambas congregaciones tienen como objeto principal la vivencia y difusión de las enseñanzas de Jesús, por medio de la oración por las vocaciones y el servicio a los más pequeños y pobres.

P.P. Rogacionistas del Corazón de Jesús

Esta congregación, formada por sacerdotes y hermanos laicos, además de los votos de castidad, pobreza y obediencia, característicos de la vida consagrada, profesa un "cuarto voto" especial con el objetivo de llevar a cabo el carisma transmitido por San Aníbal:

  • la oración diaria para obtener "buenos trabajadores del Reino de Dios",
  • difundir el espíritu de oración y promover las vocaciones,
  • ser buenos obreros de la Iglesia, comprometidos con las obras de caridad, la educación y santificación de los niños y jóvenes, especialmente los pobres y abandonados, la evangelización y promoción humanas y la ayuda a los más necesitados.
Visita a la India 2010



Llevan a cabo su apostolado por medio de centros de espiritualidad vocacional y de difusión de la oración por las vocaciones, misiones, parroquias, oratorios, santuarios, escuelas de todos los niveles, escuelas e institutos para minusválidos, casas para menores, centros de acogida para pobres y marginados, así como centros nutricionales.

Hijas del Divino Celo del Corazón de Jesús

Comparten, junto a los P.P. Rogacionistas, la pasión del Padre Aníbal: amar a los niños y a los pobres y rezar al Señor para que envíe a su Iglesia sacerdotes y apóstoles santos dedicados al Reino de Dios.

Novicias de la congregación

La vocación de las Hijas del Divino Celo queda expresa a través de la figura de Marta y María: activas en la oración y orantes en la actividad apostólica. De hecho, se dedican al servicio pastoral en las parroquias, en la animación y orientación de los jóvenes, en los grupos de oración, en los centros de orientación vocacional para jóvenes y en las casas de ejercicios espirituales. También llevan a cabo diversas obras sociales que tienen como objetivo la promoción humana y social en el campo educativo: casas de acogida para menores y madres en dificultad, escuelas, residencias para estudiantes, asistencia a familias pobres, residencias de ancianos, y centros nutricionales y ambulatorios en países de misión.

Laicos

Pero la experiencia del P. Aníbal también la comparten numerosos laicos, hombres y mujeres comprometidos a vivir el espíritu del "rogate" en la Iglesia. En la actualidad, la llamada Familia del Rogate está formada tanto por sacerdotes y religiosos como por hermanos, mujeres consagradas y laicos rogacionistas.

Todos ellos adoptan el compromiso de vivir y difundir la oración por las vocaciones y el amor al prójimo, siguiendo así la voluntad del P. Aníbal: "La unión de la oración por las vocaciones" es la "casa común" de la Familia del Rogate.

Así, encontramos diversos grupos o asociaciones, tales como:

  • Misioneras Rogacionistas
  • Unión de Oración por las Vocaciones
  • Familias Rogacionistas y Laicos Animadores Vocacionales Rogacionistas (LAVAR)
  • European Rogationist Association (ERA)
  • Asociación PADIF (Padre Aníbal Di Francia)

Atrás

Presencia internacional

En la actualidad, tanto los PP. Rogacionistas como las Hijas del Divino Celo, se encuentran presentes en todos los continentes: Europa, Asia, América, África y Oceanía.

En concreto, las Hijas del Divino Celo cuentan con comunidades religiosas en:

Imagen misiones de Bolivia
  • Italia: desde 1887, año de su fundación. Disponen de un total de 30 comunidades repartidas por Sicilia, Reggio Calabria, Puglia, Molise, Campania, Lazio, Toscana, Lombardia, Veneto y Liguria.
  • España: desde 1959. Hay comunidades en Barcelona, Madrid y Burela.
  • Albania: desde 1993, en Pllanë y Scutari.
  • Brasil: desde 1951. Hay 13 comunidades en Rio de Janeiro, Minas Gerais, Dist.Federal, Sergipe, S.Catarina, Bahia y S.Paolo.
  • Bolivia: desde 1997. Hay una comunidad en Sta. Cruz de La Sierra.
  • México: desde 2001. Hay una comunidad en Guadalajara.
  • EEUU: desde 1959. Hay 3 comunidades repartidas entre Pennsylvania y California.
  • Filipinas: desde 1978. Hay 7 comunidades en Marikina City, Pangasinan, Ilocos Norte, Cebu y Cavite.
  • India: desde 1989. Hay 5 comunidades en Kerala y West Bengal.
  • Indonesia: desde 2001, en Maumere.
  • Corea del Sur: desde 1986. Hay 4 comunidades en Seúl y Yuciri.
  • Vietnam.
  • Rwanda: Desde 1990. Hay 3 comunidades en Gatatre, Buye y Kabutare.
  • Camerún: desde 2003. Hay una comunidad en Edea.
  • Australia: desde 1959, en Richmond (Melbourne).



A su vez, los P.P. Rogacionistas disponen de las siguientes comunidades:

Adoración al Santísimo con los niños, en Camerún
  • Italia: disponen de comunidades en Asís, Desenzano del Garda, Florencia, Padua, Roma, San Cesareo (Roma), Trezzano Sul Naviglio (Milán) y Bari.
  • España: desde 1970, hay una comunidad en Tarragona (Santuario de N.S. del Loreto).
  • Polonia: en Cracovia y Varsovia.
  • Albania: en Shenkoll (Lezhe)
  • Argentina: disponen de comunidades en Tucumán, Campana y Arguello de Córdoba.
  • Brasil: hay comunidades en las regiones de Rio Grande do Sul, Sta. Catarina, Paraná, Sao Paulo, Minas Gerais, Brasilia, Bahía y Paraíba.
  • Paraguay
  • México: en Jalisco.
  • EEUU: en California.
  • Filipinas: hay comunidades en Manila, Cebu, Bataan, Cavite, Iloilo, Pangasinan, Davao City y Pasay City.
  • India: comunidades de Kerala, Aluva, Nalgonda y Attapody.
  • Indonesia: en Maumere y Flores.
  • Corea del Sur: en Dongjak-gu y Seúl.
  • Vietnam: en Dalat-City.
  • Rwanda: hay comunidades en Kigali, Kabutare, Mugina y Cyangugu.
  • Camerún: en Ngoya.
  • Papua Nueva Guinea: en Alotau.
Imprimir

Las Misiones Rogacionistas de Filipinas y Asia

Las Misiones Rogacionistas de Filipinas y Asia
Fr. Carmelo Capizzi, RCJ

Acabamos de celebrar el Domund y en todo el mes de octubre hemos reflexionado sobre el aspecto misionero de la Iglesia. Mi visita a Tarragona, respirando el aire tan familiar del Loreto desde donde había marchado para Filipinas en el 1985, me ha brindado la ocasión para hacer llegar a los amigos de esta tierra la voz y el agradecimiento de cuantos en aquellas islas de la antigua colonia española reciben el calor de su generosa amistad. Siento que el tiempo tan limitado no me ha permitido encontrar a todos los que de una forma u otra forman parte de las misiones rogacionistas de Asia.

Mirando a Filipinas y a todo el sureste de Asia, en estos últimos años, gracias al buen número de vocaciones con las que el Señor bendice la familia religiosa de S. Aníbal, se ha ensanchado el horizonte de los Rogacionistas hasta abrazar las nuevas fronteras de Corea, Vietnam, Indonesia y Papua Nueva Guinea. Claramente si por un lado se han multiplicado también las dificultades típicas de toda misión, por otra parte nos acompaña la confianza en el Jefe de arriba que no deja de multiplicar los bocadillos y el arroz para los necesitados.

Por lo que a la orilla filipina se refiere, ya sabeis que, después de haber puesto en marcha la nueva Ciudad de los Muchachos cerca de Davao en la isla de Mindanao, he vuelto en esta obra de Silang que ahora cuenta con 1.510 alumnos de High School y Formación Profesional en las diferentes especializaciones que ofrece el Rogationist College (Informática, Electrónica, Mecánica, Imprenta, Electrotecnica, Auto mecánica, Hosteleria, Bellas Artes, etc...).

Con referencia a la misión de Mindanao, voy casi todos los meses y todo continua con el ritmo que nos marca la Providencia. Los chavales del internado este año son 52, mientras que los externos, entre chicos y chicas, son poco menos de 200. El grupo que el año pasado obtuvo la Graduación de High School, ahora continúan con los cursos de Formación Profesional, por lo que aquella misión parece muy bien encauzada. Estuve allí la semana pasada para inaugurar una pequeña carpintería que confiamos podrá convertirse en fuente de sustentamiento para la obra. Gracias a la colaboración del P. Mario y mi buena comunidad del Loreto (P. Gerardo, P. Matteo y Hermano Miguel) hemos conseguido una subvención por parte del Ayuntamiento de Tarragona y el Fonts Català con el fin de realizar el camino de acceso desde la carretera nacional hasta el edificio escolar (cerca de 600 metros). Cruzará toda la propiedad de la misión y llevará el nombre de Avenida Tarragona y Plaza Catalunya. Los 35.000 euros que hemos ya recibido cubrirán el 60% del coste total, sin embargo estoy convencido que, como en el pasado, nuestros amigos de Cataluña lograran acabar la obra en aquella misión donde todo habla de España (el pozo artesiano de agua potable, la escuela de Manos Unidas y AECI, el tractor del Rotary Club Tarragona, muebles y aparatos de cocina, Adopciones a Distancia para los alumnos, etc.).

A la espera, pues, de vernos en mi entrañable Tarragona, vaya para todos un fuerte abrazo como expresión de la amistad que nos une desde hace ahora muchos años.

 


Foto superior e inferior: P. Carmelo (a la derecha) junto a un conjunto de estudiantes filipinos.


Edificio de la nueva misión de los Padres Rogacionistas en Papúa Nueva Guinea


Visita del Padre General a la Misión de los Padres Rogacionistas en la India

Santuario de Loreto

Monnars

Santa Tecla llevant