VOCACIÓN Y MISIÓN

de las Constituciones de los Padres Rogacionistas (2010)

Art. 3 – LA MISIÓN
La identidad espiritual y apostólica de la Congregación tiene su actuación, según el ejemplo y la enseñanza del santo fundador en la misión de:

1 – orar cada día para otorgar los buenos trabajadores del Reino de Dios;
2 – propagar por doquier este espíritu de oración y promocionar las vocaciones;
3 – ser buenos trabajadores en la Iglesia, comprometiéndonos en las obras de caridad, en la educación y santificación de los niños y los jóvenes, especialmente pobres y abandonados, en la evangelización, promoción humana y ayuda de los pobres.

Art. 29 – LA MISIÓN ROGACIONISTA EN LA IGLESIA
La vocación rogacionista nos compromete en un triple cumplimiento:

1 – Rogamos incesantemente y ofrecemos la vida, en cada momento del día, como víctima viva, santa y agradable a Dios (Cf. Rom 12,1) para obtener por el Señor de la mies los buenos trabajadores para la edificación del Reino. Por esto cada acto comunitario, en obediencia al divino mandato del Rogate, comenzará y acabará con la jaculatoria: Mitte, Domine, operarios in messem tuam, u otro similar.
2 – Impulsados por el celo por el Evangelio, nos comprometemos con la ayuda de la gracia divina a proclamar en la Iglesia la necesidad de la oración para obtener los buenos trabajadores para la mies del Señor. Promovemos en el pueblo de Dios la obediencia al mandato del Corazón de Jesús; cultivamos, con todos los medios posibles, la escucha de la llamada de Dios a ser buenos trabajadores del Reino y nos ofrecemos para la formación del clero.
3 – Tras las huellas de san Aníbal somos impulsados a una particular caridad pastoral y a la incansable entrega paternal de todos nosotros mismos a los más pequeños del Reino. En las obras de la caridad espiritual y temporal para con el prójimo encontramos la consecuencia legítima e inmediata de la misión asumida con el voto del Rogate. Nos dedicamos a la promoción humana, social y religiosa de los niños y los jóvenes, especialmente pobres y necesitados, para educarlos en la fe y prepararlos profesionalmente. Curamos con empeño la promoción humana y la evangelización de los pobres, y nos comprometemos a llevar el mensaje del Rogate ad Gentes.